Está usted en: Noticias -> Actualidad

La compañía francesa Inextremiste sorprende con un imaginativo espectáculo de circo solidario

Acrobacias en silla de ruedas

La continua transformación que viene experimentando el circo desde hace varios años muestra esta semana una de sus más sorprendentes manifestaciones. Muy atrás quedan la carpa circular, los domadores y los animales amaestrados y cualquier otra convención que se recuerde de nuestros tiempos infantiles.

El circo actual es imaginativo, sorprendente y ofrece puestas en escena particulares para ofrecer al espectador una experiencia nada tópica. La compañía francesa Inextremiste, fundada en 2010 en el departamento de Indre, en el centro del país, llega esta semana al Teatro Circo Price con un espectáculo, Extrêmités, con el que lleva recorriendo el mundo desde 2012.

Definido como 'circo performance', entre sus peculiaridades figura una escenografía povera o post-industrial: tablones de madera y bombonas de butano, que son los elementos con los que los tres intérpretes hacen cobrar sentido a la expresión 'más difícil todavía', con acrobacias impresionantes que van creciendo en atrevimiento. Baste decir que el escenario, perfectamente ordenado al principio, termina completamente destrozado, en un cómico caos al que el público asiste incrédulo y asombrado.

Una de las características de la compañía es la tremenda relación entre las acciones que desarrollan cada uno de sus miembros. Como metáfora de la solidaridad y de lo ligados que estamos unos con otros, cada movimiento de los acróbatas afecta a los otros, de forma que la supervivencia del grupo depende de todos y cada uno de sus integrantes; y aquí eso está clarísimo: si uno cae, todos caen.

No es un asunto baladí: uno de los tres fundadores de la compañía, Rémi Lecocq, realiza sus acrobacias en silla de ruedas, como resultado de un accidente sufrido hace ya más de diez años, mientras practicaba un número con una compañía circense anterior.

La narrativa del espectáculo incide, curiosamente, en la discapacidad de su compañero parapléjico, del que comienzan aparentemente a abusar como si fuera un títere en un juego sádico e infantil del que sólo disfrutan los matones existentes en cualquier sociedad. Una ironía corrosiva frente a la que nadie queda indiferente. Porque el público -¡y hasta aquí podemos leer!- también es, en cierta medida, protagonista de lo que sucede sobre el escenario. Y, según se puede comprobar en artículos de prensa, los aplausos finales son de los que hacen época.

Qué: Extrêmités

Dónde: Teatro Circo Price (Ronda de Atocha, 35. Madrid)

Cuándo: en cartel el miércoles 9 de noviembre