Está usted en: Noticias -> Actualidad

EEUU le acusa de manejar las rutas del narcotráfico sobre el Pacífico

'El inválido', el financiero de las FARC que sigue en la mira del Ejército

Me recibe en la misma casa donde lo capturó el Ejército hace un año. En aquel 19 de marzo del 2015 debieron soltarlo cuando una avalancha de hombres y mujeres que salían de casas vecinas se lo arrebató al soldado que lo cargaba. También disparaban desde varios puntos de la vereda a los militares que apoyaban la operación y a los que se descolgaban de los helicópteros. Uno murió."Me han hecho cinco atentados", asegura Pedro Luis Zuleta, alias "El Inválido", refiriéndose a los intentos fallidos de las autoridades por atraparlo para extraditarlo a Estados Unidos.

Le acusan de manejar las rutas del narcotráfico sobre el Pacífico. Y en Colombia está condenado por homicidio además de ser el jefe de finanzas del poderoso Sexto Frente de las Farc, cuya principal fuente de ingresos procede de la marihuana y cocaína que se cultivan en el norte del Cauca y se procesan en la región. "No he dicho que no sea pecador, pero el juzgamiento que le han dado a mi vida me ha deteriorado totalmente. Por eso uno no cree en el Estado", dice en una entrevista publicada en "El Mundo".

"Soy parapléjico, tengo 52 años, ¿qué comandante de guerrilla puede creer que anda en las montañas con los bombardeos y este problema? ¿Cómo van a decir que yo he salido del país si no conozco casi la ciudad? Yo siempre he vivido aquí, en este pedacito vive mi familia, aquí me hicieron los atentados, no me he ido", indica con una sonrisa. "Yo digo: si le debiera algo al Estado, me iría, o si fuera combatiente estaría en las montañas. Pero mentiras, aquí mañana pueden venir por mí. Lo único que espero es que me traten bien".

Le recuerdo el soldado que mataron. "Esto es zona roja, que es la que ha convivido con la guerrilla. Si aquí estaba yo, ¿me van a coger a bala y me van a disparar? Lógico que si hay guerrilla van a responder porque ellos (los militares) están tirando a todo el mundo. Y dicen que vienen a capturar un narcotraficante.

La Justicia tiene cosas más importantes que hacer que venir por mí".Aunque fija su residencia en la vereda Río Negro, a unos 20 minutos de Corinto subiendo por la Cordillera, y a hora y media de Cali, no es fácil acceder a él. Era la tercera vez que intentaba llegar hasta su casa, situada a las afueras de la población.

Al tener una sola calle central que desemboca en un camino zigzagueante entre montañas, resulta sencillo controlar al forastero.En las primeras dos ocasiones, cada vez que preguntaba a lugareños por la casa de 'El inválido', contestaban con silencios, desviando la mirada. Y en cuanto empezaba a subir hacia el monte, por la vía destapada, flanqueada por sembradíos de marihuana y coca, varios guerrilleros en moto, vestidos de civil, me cortaban el paso y ordenaban que abandonara la población.Esta vez es distinto. Un guerrillero, que se identifica como 'Antonio', del Sexto Frente, acepta conversar.

Asegura que 'El inválido' es un campesino más, que nada tiene que ver con ellos. Más tarde, dos guerrilleros en moto me conducen hasta la residencia de 'El Inválido'.Lo encuentro en el corredor de una casa amplia, sencilla. Habla pasito, mira siempre a los ojos, se nota que le gusta conversar, pero no tiene facilidad de palabra y al ser la primera entrevista que concede, le cuesta soltarse. "Si yo de pronto he cometido un error aquí, que me lleven a pagar algo en Colombia, no tengo por qué ir a rendirle cuentas a los gringos.

Dicen que narcotraficante, pero ¿cuándo me han visto a mi traficar? Cierto que vivo en una zona de siembras como la marihuana, como la coca, pero nunca he sido narcotraficante. Si realmente ellos supieran cómo vivo, se darían cuenta que están buscando algo que no es", insiste.Le reitero que las autoridades le acusan de ser el gran capo de las FARC en el norte del Cauca, área donde el Sexto Frente nació hace más de medio siglo.

"Aquí no podemos negar que toda la vida se ha sembrado marihuana, de pronto la mala información es que soy el capo, es una gran mentira. Si esas personas me conocieran y miraran, de pronto se llevan otra impresión de mi personalidad", y señala con las manos sus piernas y la silla de ruedas. "La Justicia, sea americana, sea colombiana, no puede hacer una cosa tan injusta si vieran las condiciones en que estoy".Mientras hablamos, media docena de hombres vigila en la distancia.

En la casa atiende una empleada que sirve tinto. 'El inválido' gesticula con las manos, pocas veces abandona la sonrisa ni pierde su tono sereno. "Me accidenté en una moto cuando tenía 24 años, entre Miranda y Guatemala, y la Justicia dice que a mí me hirieron en un combate. Vayan a averiguar en un Hospital Departamental en Cali, en Medicina Legal"."Pero usted es del Sexto Frente"- le digo. "Decir soy del Sexto Frente sería si me he puesto un camuflado, haya portado un fusil, me haya terciado un morral. Aquí a nosotros, en el campo, nos catalogan que somos de las FARC porque si pasan por aquí, le piden un vasito de agua o cualquier colaboración.

Los caucanos somos muy abiertos para todo, que por eso no piensen que soy algún comandante o un financiero". No sólo el guerrillero 'Antonio', sino también un campesino afirmó antes de la entrevista que 'El inválido' era conocido por sus obras sociales, no por ser el patrón del pueblo, el que controla todo. Pero no explican la razón para el férreo control que la guerrilla ejerce sobre los desconocidos que ingresan a la localidad y pretenden acercarse a él.