Está usted en: Noticias -> Actualidad

Escrito por una persona con parálisis cerebral, narra las dificultades de este colectivo en el ámbito de la educación

"Cordones para las Zapatillas", un libro de esperanza y superación

Daniel tiene 32 años, una diplomatura y "pequeñas limitaciones" provocadas por su parálisis cerebral, un problema de nacimiento que aunque sí le ha obligado a derribar barreras de todo tipo, no le ha impedido llevar la vida que quiere y contarla en "Cordones para las Zapatillas", un libro que se presentó ayer en Madrid, pero que lleva ya más de un año en la calle.

Pese a que son muchos los que han disfrutado ya de la obra, según cuenta a Servimedia su autor, Daniel Rodríguez, se presentó oficialmente ayer en la Feria del Libro de Madrid, en el Pabellón Círculo de Lectores, de la mano de Fundación Mapfre.

"Cordones para las Zapatillas" describe, dice Daniel, las dificultades que se encuentra una persona con discapacidad en su desarrollo vital, aunque se centra, sobre todo, en el ámbito educativo, ya que fueron sus profesores de Trabajo Social quienes le animaron a escribirlo.

Y entre las dificultades con que tropezó Daniel de niño estuvo la de atarse los cordones de sus deportivas, todo un reto para él teniendo en cuenta que su parálisis cerebral le dejó problemas de motricidad fina que le dificultan tareas como coger una taza o tomar apuntes.

Pero pese a esos problemas para coger apuntes, el autor, natural de Gijón, consiguió, con esfuerzo y dedicación, la diplomatura en Trabajo Social por la Universidad de Oviedo.

Allí, en la Facultad, Daniel constató que el sistema educativo español puede mejorar mucho en cuanto a la atención que ofrece a las personas con discapacidad si pasa de considerarlas enfermas y empieza a tratarlas como a los demás estudiantes, aunque teniendo en cuenta que precisan de más apoyos.

"Estamos en un modelo educativo rehabilitador, ya que trata a los alumnos con discapacidad como si estuvieran enfermos", afirma Daniel, quien considera que el sistema precisa de más apoyos técnicos para estos estudiantes, pero también de un cambio de actitudes que lleve al cumplimiento de la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Pero, asegura el autor, "el protagonista de este libro no se llama Daniel", porque encarna a todos los alumnos con problemas funcionales que tratan de estudiar y por eso está dirigido a ellos y a sus profesores.

Tras haber cumplido el reto de escribir este libro, Daniel enfoca ya su siguiente meta, que no es otra que la de encontrar un empleo, preferentemente como trabajador social, que es, recuerda, para lo que se formó con esfuerzo y tenacidad.