Está usted en: Noticias -> Actualidad

El Parkinson le apartó de los rodajes

Héroe en el cine y en la vida real: Michael J. Fox cumple 50 años

El actor Michael J. Fox saltó a la fama en los años 80 con la trilogía "Regreso al futuro". Aunque el Parkinson le apartó de los rodajes, consiguió un Grammy por su autobiografía "Always Looking Up".

El anuncio publicitario duraba sólo unos 30 segundos. En él se veía el rostro juvenil de Michael J. Fox inexpresivo, su cuerpo temblando. Han pasado cinco años desde que el premiado astro del cine tuvo el coraje de ponerle cara a la enfermedad de Parkinson.

Fox es víctima de este trastorno degenerativo del sistema nervioso. Cuando sus temblores ya eran tan evidentes que le impedían filmar, cambió de actividad y se abocó a la lucha contra la enfermedad. El jueves, 9 de junio, el actor, activista, doctor honorario, autobiógrafo y padre de cuatro hijos cumplirá 50 años.

Con aquel desgarrador aviso publicitario, Michael J. Fox hizo un llamamiento a favor de la investigación con células madre y respaldó la candidatura para el Congreso estadounidense de una política que coincide en su mensaje.

El Parkinson es una de las enfermedades graves que los médicos tratan con células madre embrionarias y hasta esperan poder curar con ayuda de ellas. A través de la Fundación Michael J. Fox para erradicar el Parkinson, el actor ha recaudado cientos de millones de dólares, según medios estadounidenses.

Su compromiso personal fue reconocido por el jurado del premio Nobel que otorga el Instituto Karolinska en Suecia, que le concedió en 2010 un doctorado honoris causa en Medicina. Y también Hollywood otorgó un reconocimiento a Fox, quien recibió en 2002 su estrella en el Paseo de la Fama.

En 2010, el actor nacido en Canadá recibió por su autobiografía Always Looking Up un premio Grammy en la categoría mejor álbum hablado. Y en febrero de este año, la revista alemana Hörzu le concedió el premio Cámara de Oro.

Su carrera comenzó con la película canadiense para televisión Leo and Me, en la que Michael J. Fox, entonces un adolescente de 15 años, interpretaba a un niño de diez, gracias a su escasa altura, de 1,62 metros, y su apariencia juvenil.

Con la serie de comedia Family Ties, de la que se emitieron más de 150 capítulos, Fox se hizo famoso entre el público estadounidense. En el penúltimo episodio actuó con la rubia actriz Tracy Pollan, que ante las cámaras interpretaba a una amiga, pero en la vida real se convirtió en su esposa. La pareja vive en Manhattan y tiene cuatro hijos: Sam Michael, los mellizos Aquinnah y Schuyler y la pequeña Esmé Annabelle.

El salto para convertirse en estrella del cine llegó con la trilogía Back to the Future, producida por Steven Spielberg. Ya la primera parte, en la que Fox interpreta a Marty McFly y muestra además su talento como guitarrista y su dominio del skateboard, se convirtió en una de las películas más exitosas desde el punto de vista comercial. También tuvo suerte con The Secret of My Success, en el que a fuerza de trabajo ascendió de aprendiz a jefe.

En Bright Lights, Big City, el actor tropezó dando vida a un yuppie consumidor de cocaína, y en la cinta sobre Vietnam Casualties of War fue un antihéroe. En 1996, Fox regresó a la televisión y protagonizó la serie Spin City. Pero los síntomas del Parkinson comenzaron a ser cada vez más notorios y en mayo de 2000, a los 39 años, anunció con gran pesar que abandonaba el papel y ponía fin a su carrera de actor.

Fox sabía desde 1991 que padece esta enfermedad incurable, pero no comunicó al público el diagnóstico hasta 1998. Antes que él, el actor Christopher Reeve, que interpretó a Superman, fue un activista que mostró su sufrimiento para movilizar a los ciudadanos y obtener respaldo para las investigaciones con células madre. Reeve quedó tetrapléjico tras caer de un caballo. Murió en 2004.