Está usted en: Noticias -> Actualidad

La Universidad de Granada se suma a la iniciativa

Los estudiantes con discapacidad también podrán ser 'erasmus'

La Universidad de Granada será una de las tres instituciones europeas de estudios superiores que permitirá por primera vez a los estudiantes con alguna discapacidad viajar a otros países y relacionarse con otros alumnos dentro del conocido programa estudiantil de movilidad Erasmus+.

La Red de Campus Inclusivos es un proyecto para incentivar el acceso de estudiantes con discapacidad a la Universidad y la movilidad internacional. El programa ha sido aprobado por el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (Sepie) en el marco de la convocatoria 2015 del programa europeo Erasmus+, dentro de las acciones dirigidas a asociaciones estratégicas.

La iniciativa arranca con tres universidades socias, que son la Universidad de Granada, la de Lisboa y la de Amberes, y tendá una duración de tres años, con un presupuesto global de 315.100 euros (unos 100.000 al año).

Jóvenes estudiantes con discapacidad que se encuentren cursando estudios de Educación Superior y Bachillerato (con sus equivalentes según su país de procedencia) podrán vivir y conocer de primera mano la experiencia universitaria en estancias de una semana en campus universitarios de las tres universidades socias (Granada, Amberes y Lisboa). Allí realizarán actividades inclusivas relacionadas con la divulgación académica y además tendrán un peso importante las actividades relacionadas con el deporte, el ocio y la cultura.

El objetivo es evitar el abandono escolar temprano, fomentar el acceso de los jóvenes con discapacidad a la Universidad y promover la movilidad internacional de este colectivo, así como facilitar que las universidades europeas puedan identificar oportunidades de mejora para su campus, para que estén en mejores condiciones de ofrecer una educación universitaria inclusiva, en condiciones de igualdad de oportunidades con otros estudiantes.

Los dos primeros años (2016 y 2017) se desarrollarán los programas previstos en estas tres universidades, que son pioneras y en el último año el objetivo será elaborar un catálogo de buenas prácticas que sirva de guía para todas las universidades europeas, y contribuir así a la incentivación de la educación superior de este colectivo y al mismo tiempo promover la movilidad internacional. Las cifras de participación universitaria, tanto en acceso como en movilidad, siguen siendo actualmente muy bajas en el caso de jóvenes con discapacidad.

Los estudiantes que participen en este programa tendrán sus gastos cubiertos mediante una dotación algo mayor a la de los estudiantes sin discapacidad que habitualmente participan en los planes erasmus. Además, habrá ayudas adicionales para facilitar la normalización.