Está usted en: Noticias -> Actualidad

Para atender a los 445.000 usuarios que esperan se necesitarían mas de 3.000 millones

Insignificante incremento de 70 millones para la dependencia

El dinero que destina el Gobierno para la atención a la dependencia, la parte del león dentro de los servicios sociales, apenas experimenta un ligero incremento que no alcanza los 100 millones de euros. Los 1.162 millones presupuestados para atender a los nuevos dependientes no pueden satisfacer las necesidades puesto que hay mas de 445.000 personas con derecho reconocido que aún esperan una ayuda.

Para convertirles en beneficiarios se necesitarían (teniendo en cuenta su grado de discapacidad) alrededor de 3.100 millones más de los que recibían pero el incremento es de 70 millones. Así pues, las comunidades difícilmente podrán hacer frente al coste del sistema con estas transferencias presupuestadas, informa "El País".

Con estas cuentas el sistema de dependencia parece condenado a un ritmo mortecino en el que apenas se incorporan con ayuda el mismo número de personas que van causando baja. La lista de atendidos oscila alrededor de las 750.000 personas cuando hay casi 1,2 millones de personas con el derecho a la prestación reconocido.

Ocho años después de que se implantara el sistema de dependencia en España, un 37% de los que acreditan ser beneficiarios de una ayuda aún no la tienen.

Este mes de julio los dependientes moderados ya podían exigir su ayuda. El Gobierno de Rajoy aplazó el calendario a su llegada al poder porque con la crisis, se argumentó, no podrían atender a todos y se optó por retrasar la ayuda a los de dependencia mas leve. Pero el dinero presupuestado no augura un 2016 mas halagüeño para ellos.

En las cuentas recién presentadas, el Gobierno reconoce, en todo caso que la situación para muchas personas esta lejos de mejorar puesto que los usuarios de los servicios sociales en general se mantienen en más de ocho millones, incluso con un ligero incremento. Para el llamado plan concertado, el dinero que reciben las comunidades para sus servicios sociales básicos, los que prestan los Ayuntamientos, el presupuesto es de 79,8 millones de euros mientras que el año pasado fue de 27,5 millones.