Está usted en: Noticias -> Actualidad

La Agencia Tributaria espera recaudar 11.300 millones en 2015 en su lucha contra el fraude

El fisco vigilará las ayudas a familias numerosas y discapacitados

Los nuevos impuestos negativos que ha aprobado el Gobierno en la reforma fiscal —cheques de 100 euros mensuales por familias numerosas y dependientes a cargo del contribuyente— tendrán una especial vigilancia por parte de la Agencia Tributaria durante este año. Así figura en el plan de control tributario y aduanero que ayer publicó el Boletín Oficial del Estado (BOE) con el que Hacienda espera recaudar 11.300 millones de euros de su cruzada contra el fraude.

Este documento que recoge las líneas prioritarias de actuación del fisco para 2015 recoge en su capítulo segundo sobre "control del fraude en fase recaudatoria" que "utilizará intensivamente la información remitida por las comunidades autónomas en materia de discapacidad y familia numerosa para el control de la tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)".

Por ese motivo, el organismo público encargado de la recaudación y la gestión de los impuestos explica que "desde el 1 de enero de 2015 las comunidades autónomas deberán suministrar de forma periódica por vía electrónica a la Agencia Tributaria información de las familias numerosas y de los grados de discapacidad, a través del modelo 990".

El Gobierno amplió las ayudas fiscales a las madres trabajadoras con hijos menores de tres años, a familias con hijos o ascendientes que sean dependientes por discapacidad y para las familias numerosas con tres hijos y las de categoría especial (de cinco o más hijos). Estas ayudas son acumulables y consisten en un cheque mensual de 100 euros que se paga aunque la cuota a ingresar del contribuyente sea menor a esa cuantía.

Hacienda reclama ahora la información sobre las ayudas a familias numerosas y dependientes que las propias comunidades han extendido sobre su tramo autonómico —el 50% del IRPF está cedido a las autonomías— para evitar fraude en estas ayudas y para "la tramitación de los pagos anticipados de las deducciones por familias numerosas y grados de discapacidad".

Además, el documento publicado ayer establece las áreas que tendrán atención preferente. En este punto destaca "el control de las deducciones sobre el tramo autonómico del IRPF, aprobadas por las distintas comunidades autónomas, partiendo de la información suministrada por dichas administraciones".

El nuevo plan anual de la Agencia detalla en su capítulo primero de "comprobación e investigación del fraude tributario" 11 grandes líneas de actuación para combatir el fraude fiscal y la economía sumergida. Entre ellas pone especial énfasis en "las intervenciones presenciales con personal de auditoría informática que analizará y verificará los programas y archivos de equipos electrónicos".

En este punto, la Agencia perseguirá con más intensidad el software de doble uso, los programas informáticos que permiten ocultar algunas operaciones y llevar una contabilidad b paralela. La operación llevada a cabo el pasado martes en Mercabarna donde funcionarios de Hacienda registraron hasta 55 mayoristas de pescado por ocultar supuestamente operaciones por unos 100 millones de euros, va en esa dirección.

El colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) lamentó ayer que el nuevo plan anual de control tributario sea "poco ambicioso" en sus objetivos y la ausencia de cambios organizativos y de la selección de contribuyentes. Este sindicato considera que las directrices de la Agencia Tributaria "no lograrán reducir la economía sumergida —que según sus cálculos asciende al 24,6% del PIB— y acabar con la sensación de impunidad de quienes defraudan".