Está usted en: Noticias -> Actualidad

Según la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales

El Sistema de Dependencia recibe más del usuario que de la Adminstración

El sistema español de atención pública al colectivo de personas en situación de dependencia, cerca de 1,2 millones de ciudadanos, está “colapsado” y en un momento de “demolición controlada” por los recortes de financiación que viene sufriendo a lo largo de esta legislatura. Es el diagnóstico que ofrece el último dictamen anual del Observatorio de la Dependencia, presentado por la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales.

El estudio señala que en 2014 “por primera vez la aportación de los propios usuarios de la dependencia para la financiación del sistema supera la del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad”.

“De cada 100 euros gastados en atención a la dependencia, 63 euros los aportaron las comunidades, los usuarios aportaron 19 y la Administración central 18”, señaló el presidente de la asociación, José Manuel Ramírez, que denunció que el Ejecutivo de Rajoy se ha declarado “insumiso” en la aplicación de la ley, que obliga a una aportación al 50-50% entre autonomías y Gobierno central, mientras la realidad refleja que el reparto ahora es de 78% comunidades-22% Gobierno central.

Según el observatorio, una de cada cinco personas dependientes (más de 100.000) que han entrado en la lista de espera para la prestación por dependencia fallece antes de ser atendida.

Este hecho, junto a la disminución del número de personas con derecho a atención (82.935 reconocidos menos desde 2012 en gran dependencia y 30.000 menos en dependencia severa), es lo que facilita la reducción de la lista de espera, que este gobierno repite como un mantra”, subraya Ramírez.

“Rajoy dijo que el sistema de dependencia no es sostenible y al final va a ser la única promesa que va a cumplir”, añadió el portavoz de los directores y gerentes sociales. “Y ello por dos posibles razones. O por ideología, porque creen que debe ser la familia la que atienda al dependiente, o por presión de las aseguradoras”.