Está usted en: Noticias -> Actualidad

Ha costado 600.000 euros, abrirá sus puertas a mediados de marzo y dará asistencia a 300 personas

Cuenta atrás para el nuevo centro de día de Aspaym en Burgos

Un paso adelante para la asociación Aspaym (asociación de parapléjicos y discapacitados) de Castilla y León, en su proceso para estar presente en todas las provincias de la Comunidad. Hasta ahora, la entidad estaba implantada en tres provincias, Ávila, Valladolid y León, y a partir del mediados del mes que viene, estarán en Burgos en su nueva y flamante sede de Villagonzalo Arenas.

«Hemos tardado más de lo previsto con el papeleo», comenta el gerente, Julio Herrero «pero abriremos a mediados de marzo y en pocos meses vamos a estar al 100%», según informa "El Correo de Burgos".

La iniciativa de construir un centro en la ciudad viene dictada no solo por atender a los socios actuales, sino para ofertar servicios al colectivo de personas con discapacidad, en una zona en donde no existe un centro de estas características. «Ponemos el acento en las personas de edades comprendidas entre los 18 y los 65 años», añade Herrero. Según los datos de esta asociación, hay un número importante de personas en la ciudad con problemas de discapacidad comprendidos en estas edades y que además tienen «la dificultad de recibir apoyos familiares por razones de edad, trabajo, emancipación».

La estructura, que cuenta con una superficie de 600 metros cuadrados, alberga una amplia estancia para centro de día, enfermería, dos salas para actividades ocupacionales y un gran gimnasio donde se realizarán las diferentes terapias. «Estamos especializados en patologías neurológicas», comenta la directoria de fisioterapia, Anabel Pérez.

La asociación Aspaym ha invertido unos 150.000 euros en la maquinaria y mobiliario necesario para ayudar a los usuarios en su recuperación. «Tenemos equipos de electroterapia y magnetoterapia» explica Pérez. Además de todos los equipos de mecanoterapia y fisioterapia manual.

Cada sesión suele dividirse en dos partes, la primera, en la que el paciente trabaja con el fisioterapeuta y una segunda parte en las que, según las necesidades específicas de cada patología, realiza los diferentes programas de electroterapia y mecanoterapia.

En estos momentos el centro cuenta con unos cincuenta socios que ya no tendrán que desplazarse a Valladolid para seguir sus tratamientos, pero esta estructura está abierta a todo el mundo.

Este establecimiento dispondrá de fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, psicólogo y, cuando esté en pleno rendimiento, dará trabajo a unas diez personas.

Un programa novedoso

La asociación Aspaym está desarrollando en otras provincias de la Comunidad como son León y Valladolid un programa dirigido a las personas sin discapacidad denominado ‘UPRED’ Unidad de prevención de la discapacidad y la dependencia que se centra en ayudar a la rehabilitación de las personas que tienen problemas que necesitan tratamiento. «Todas las personas con problemas posturales y de traumas podrán venir a tratarse al centro», explica Herrero.

Este proyecto responde a la necesidad de prevenir problemas de movilidad de las personas. La unidad se centra en el seguimiento de la posibles deficiencias que pueden tener los pacientes que originadas por operaciones, traumas o simplemente por problemas debidos a las malas posturas «Si se tiene una deficiencia y si uno no se cuida, con el tiempo puede convertirse en una discapacidad o dependencia», concluye Herrero.