Está usted en: Noticias -> Actualidad

Con motivo del 40 aniversario del centro hospitalario

El Rey agradece a los trabajadores de Parapléjicos su labor profesional y humana

La visita de los Reyes al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo ha sido muy especial para los profesionales de este centro de referencia y los enfermos, a quienes don Felipe ha dicho que la sociedad debe mirarse en ellos y que "España está incompleta sin vosotros".

La visita de los Reyes a Parapléjicos, con motivo de su 40 aniversario, se ha prolongado alrededor de dos horas, la mayor parte de las cuales han sido para hablar con profesionales y pacientes y visitar las instalaciones, la nueva sala de rayos X y las investigaciones con exoesqueletos.En el gimnasio, el Rey ha jugado al bádminton, y él y doña Letizia también al futbolín con los niños ingresados.

La esgrimista paralímpica Gema Hassen-Bey, que tiene como próximo reto coronar el Kilimanjaro (5.895 metros) en silla de ruedas, tenía 9 años en 1974, cuando los reyes Juan Carlos y Sofía, entonces Príncipes de España, inauguraron Parapléjicos.

Ella fue la niña que recibió a doña Sofía con un ramo de flores y hoy ha regresado al hospital para guiar el acto oficial ante don Felipe y doña Letizia y, de paso, saludar a "ese montón de mamás que me han ido enseñando y guiando para hacer todas las cosas que luego he podido hacer", ha dicho a los periodistas con una gran sonrisa.

La deportista ha transmitido al Rey recuerdos para doña Sofía, con quien mantiene una relación "muy especial" ya que durante todos estos años han coincidido en varias ocasiones.
Y don Felipe la ha respondido agradeciendo su labor "no sólo profesional sino también humana".

Hassen-Bey también ha resaltado que los profesionales de Parapléjicos "me han enseñado una forma de vivir", y no solo a ella sino a los más de 13.000 pacientes que han pasado por el centro durante estos cuarenta años.

Ha señalado que en el centro "me han enseñado que la vida no es fácil y que hay que luchar por los sueños", pero también "que el motor que mueve la vida no está en las piernas, está en la cabeza y en el corazón".

Hassen Bey ha defendido que el hospital siga siendo de Parapléjicos, referente en la lesión medular, y no un hospital general: "Es una joya que tenemos y tiene que seguir siéndolo no cuarenta sino muchos años más, para que genere muchas vidas".

Uno de los pacientes que ha pasado por Parapléjicos es Manuel Moreno, que tiene 23 años y este año ha vuelto a vivir solo, "bueno, con mi hermano", precisa a Efe mientras amplía sus estudios de fotografía y lucha por hacerse hueco en su ámbito profesional.

En febrero de 2011, con apenas 19 años, fue operado de un tumor cerebral y tras la operación quedó paralizado desde el cuello. Pasó por los hospitales de Getafe y La Paz antes de llegar a Parapléjicos, donde recibió tratamiento y, luego, rehabilitación.

Ahora ha recuperado la movilidad, puede desplazarse en silla de ruedas y con muletas y conduce un vehículo adaptado, algo que agradece a los profesionales de Parapléjicos.

Más de 700 trabajadores integran la plantilla del centro hospitalario, muchos de los cuales llevan aquí 40 años, como Elena Díaz, terapeuta ocupacional, que ha explicado a los periodistas que su labor es intentar que los pacientes "vuelvan a vivir".

Pero, también, que acepten su situación "como una circunstancia de la vida" y vean "que pueden tener una vida plena y feliz si ellos quieren".