Está usted en: Noticias -> Actualidad

Invirtieron 1.780 millones en acción social, a pesar de la crisis

ONCE y su Fundación impulsaron 47.863 empleos entre 2008 y 2014

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, asistió ayer en Madrid al primer pleno del nuevo Consejo General de la ONCE, presidido por Miguel Carballeda y surgido de las X elecciones democráticas de la Organización, celebradas el pasado 4 de diciembre. El ministro ha conocido que la Organización impulsó 47.863 empleos durante los años de crisis 2008-2014, el 97% para personas con discapacidad, e invirtió 1.780 millones de euros en acción social.

Alonso ha estado acompañado por la secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, y el director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, Ignacio Tremiño, quienes han seguido con interés este primer pleno, en el que se ha hecho balance de los últimos cuatro años, se han aprobado los compromisos de futuro y se ha informado a los responsables del Ministerio de las principales líneas de trabajo de la ONCE y su Fundación, así como de los riesgos a los que se enfrenta.

El ministro ha dado la enhorabuena a la ONCE por “concitar un proyecto compartido con retos comunes que genera estabilidad y proyección a medio y largo plazo, y que constituye una de las mejores tarjetas de presentación de España en el exterior”.

Alonso se ha comprometido a apoyar a la ONCE en las iniciativas de futuro para que “pueda continuar su trabajo”, con acciones como la lucha contra el juego ilegal y el apoyo a sus planes de acción social. También calificó como “ejemplo de valentía” la iniciativa social y empresarial de la ONCE con la puesta en marcha de ILUNION.

Miguel Carballeda insistió al Gobierno en el compromiso de “situar a las personas con discapacidad en los vagones de cabeza de la recuperación, ya que han sido los primeros afectados por los recortes de la crisis”.

El presidente de la ONCE y su Fundación ofreció la colaboración de la Organización para “arrimar el hombro y empujar la recuperación, siempre centrada en las personas, especialmente en las que lo tienen más difícil”.

La ONCE, según la Ley de Economía Social y sus estatutos, es una Corporación de Derecho Público de carácter social, con plena capacidad de autoorganización, cuyos fines sociales son la autonomía personal y plena integración de las personas ciegas y con deficiencia visual grave, mediante la prestación de servicios sociales que ejerce en todo el territorio español en funciones delegadas de las administraciones públicas, bajo el protectorado del Estado, en el que están varios ministerios. Precisamente Alonso ejerce la presidencia del protectorado como máximo responsable de políticas sociales.

El Consejo General de la ONCE es el máximo órgano de Gobierno y su elección está sujeta a un proceso democrático que cumple 33 años, desde que, en 1982, las personas ciegas acudieron por primera vez a las urnas para elegir a las personas que rigen el futuro de la Organización. Desde entonces, se han sucedido 10 procesos electorales.

Empleo e inversión social en tiempos de crisis

En el periodo de crisis 2008-2014, la ONCE y su Fundación han sido el motor que ha impulsado el empleo para personas con discapacidad, logrando un nuevo puesto de trabajo para más de 47.800 ciudadanos, en más del 95% de los casos, ocupado por una persona con discapacidad.

Con estos datos, se pone de manifiesto la importancia de la labor de la ONCE y su Fundación, ya que de cada 271 personas que trabajan en España, una lo hace para la Organización, y de cada 10 personas con discapacidad que tienen la suerte de trabajar, una lo hace en la ONCE, su Fundación o sus empresas sociales ILUNION.

De hecho, Carballeda destacó que la ONCE, su Fundación y todas sus empresas sociales agrupadas ahora bajo la marca ILUNION dan empleo directo a casi 70.000 personas que “cobran su nómina a fin de mes”, lo que constituye “una satisfacción, un gran esfuerzo y una enorme responsabilidad”.

Además, recordó la apuesta por el empleo de calidad y subrayó que en ese mismo periodo, la ONCE realizó un total de 41.073 contratos a vendedores del cupón y el resto de productos de juego de la Organización, todos ellos personas con discapacidad, de los que 4.901 fueron contratos indefinidos.

Por otra parte, la ONCE y su Fundación mantuvieron su ritmo de inversión social y destinaron a este capítulo durante estos años de crisis, cuando la cobertura es más necesaria, un total de 1.779,7 millones de euros, lo que representa 254,2 millones anuales, para garantizar que las personas ciegas y el resto de personas con discapacidad no resulten apartadas y mantengan sus niveles de inclusión social a través de la educación, la formación continua, el empleo o la accesibilidad, entre otros.

Sin olvidar la accesibilidad y la inversión empresarial
Por ejemplo, durante estos últimos 8 años, la Fundación ONCE ha impulsado 850 convenios con ayuntamientos y otras entidades; y ha colaborado en la puesta en marcha de 292 eurotaxis, para impulsar la autonomía de las personas con discapacidad.

Y lo mismo en su apuesta por la economía social a través de ILUNION, la nueva marca puesta en marcha en 2014 para agrupar todas las empresas sociales de la ONCE y su Fundación, y que para 2015 prevé una inversión de 26,4 millones de euros a nivel global para seguir creciendo.

Finalmente, Carballeda garantizó el esfuerzo futuro de la Organización para afianzar e incrementar su compromiso con la sociedad y anunció que la ONCE se marca 142 compromisos en su plan de trabajo para los próximos cuatro años, para llevar a la Organización a una mayor fortaleza institucional, solvencia económica y dimensión social, con un objetivo: impulsar los proyectos de vida independiente y plena ciudadanía de las personas ciegas y la solidaridad con el resto de personas con discapacidad.