Está usted en: Noticias -> Actualidad

El consistorio de Mancor de la Vall tendría que haber puesto barreras en un puente

Un ayuntamiento pagará 117.000 euros a un motorista que quedó parapléjico

El Ayuntamiento de Mancor de la Vall tendrá que pagar 117.565 euros a un motorista que se quedó parapléjico después de caerse por un puente desde una altura de cuatro metros. El Consistorio no había colocado barreras en el pasadizo.

La resolución judicial de la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Balears estima parcialmente la demanda de la víctima. Asimismo, el fallo rebate la sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Palma que rechazaba completamente la solicitud del demandante.

Los hechos ocurrieron el 28 de noviembre de 2005 en el Camí de Ca´n Gallina, a la altura del puente, en el kilómetro 3,6 de Caimari del término municipal de Mancor de la Vall. Sobre las 22.30 horas, la víctima, que entonces contaba con 34 años, enfiló su ciclomotor por el puente. De repente, el motorista se salió de la calzada y cayó al vacío desde una altura de unos cuatro metros.

Sin casco

El puente no tenía barreras y el motorista no llevaba casco. El impacto contra el suelo le provocó gravísimas lesiones. La víctima no fue encontrada hasta las ocho de la mañana del día siguiente. Presentaba entonces "halitosis alcohólica leve".

Como consecuencia del accidente de tráfico, el motorista quedó parapléjico, con una incapacidad absoluta y una minusvalía reconocida del 83%. De hecho, la víctima necesita ayuda de otra persona para las actividades más elementales de la vida cotidiana.

El motorista reclamó inicialmente que fuera indemnizado con un millón de euros por el Ayuntamiento de Mancor de la Vall por las lesiones que había sufrido al caerse por el puente. El consistorio desestimó la solicitud, al considerar que el puente donde se produjo la caída no era de su responsabilidad patrimonial.

La víctima argumentó que el hecho de no portar casco no le habría mitigado las lesiones medulares que ahora padece. En cambio, el demandante consideró que, de haber colocado el Ayuntamiento de Mancor las barreras en el puente, habría impedido la caída al vacío.

El Tribunal Superior de Justicia de Balears consideró en la sentencia que el puente era de su responsabilidad patrimonial y que, por tanto, debía indemnizar a la víctima.