Está usted en: Noticias -> Actualidad

Una marcha nocturna recaudará fondos para un policía que quedó parapléjico

Una carrera para Alejandro

La familia de Alejandro García no podrá olvidar el final del año 2013. El pasado 5 de diciembre, este policía nacional destinado a Estepona sufrió un accidente doméstico que lo mantuvo en estado crítico durante bastantes días en el hospital Carlos Haya. Poco a poco mejoró, pero las secuelas de este incidente le dejó en silla de ruedas con una paraplejía de la que ahora intenta mejorar en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

Para recaudar fondos y ayudar a su recuperación, el Ayuntamiento, el Grupo Sanyres y el Club Atletismo Estepona, aprovecharon la celebración de la primera carrera nocturna del municipio el 22 de agosto para intentar recaudar una ayuda económica para este policía que ha de afrontar el costoso tratamiento del centro. Por ello, el lema de la marcha de cuatro kilómetros será 'Ponte en marcha con Alejandro'.

Que la prueba elegida sea una carrera es muy significativo. Alejandro pertenece al Club de Atletismo Manilva 2.1 y durante años ha participado en carreras urbanas, maratones, e incluso ultratrails como la última que disputó antes del accidente, los 45 kilómetros de La cueva del Gato, en Benaoján, informa "diariosur.com"

Su compañero de servicio en el Cuerpo, Miguel Ángel Jiménez destaca su capacidad deportiva, pero por encima de todo, reseña su capacidad de trabajo. «Ha sido un grandísimo profesional al servicio de Estepona. Siempre dio lo máximo al cien por cien y aportó todo lo que se puede aportar en un servicio policial», afirmó el agente.

En las últimas semanas, la rehabilitación se ha intensificado, por lo que su padre se volvió de Toledo a su residencia habitual de Nueva Andalucía, en la que vive desde hace más de 20 años. «Él está con ejercicios todo el día y apenas lo podía ver, solo los fines de semana. Voy para esos días allí y así lo veo con muchas más ganas», afirma su padre Francisco.

Recuperación

«Los médicos no saben aún hasta donde va a poder recuperar. Ahora están intentando salvarle los brazos», explica Francisco, quien solo tiene palabras amables hacia su hijo. «Como padre que soy no puedo opinar mucho de mi hijo. Creo que es una buenísima persona, fabuloso padre y creo que como marido también, añade su progenitor.

Alejandro es una persona de retos. Antes de ingresar en la Policía, pasó 12 años en la Legión, en donde fue ascendido a cabo y entró en la Bandera de Paracaidistas, para volver después a Ronda a graduarse. Se propuso entrar en la Policía Nacional, algo que consiguió en 2006 y que le llevó a las comisarías de Marbella y la Línea de la Concepción antes que a la de Estepona.

Actualmente su reto es el mayor al que se ha enfrentado hasta ahora. Esta vez, su carrera por la rehabilitación es de fondo, como la marcha no competitiva que ayudará a Alejandro económicamente para que se recupere lo máximo posible. La inscripción ala iniciativa es de 4 euros, aunque se está abiertos a cualquier donación.