Está usted en: Noticias -> Actualidad

Antonio Aragoneses intenta iniciar una terapia específica en Orlando

Un crowdfunding para poder volver a andar

La vida de Antonio Aragonenes cambió el 22 de abril de 2007 en la fuente de la Plaza de Zorrilla. En aquel momento tenía 21 años y se encontraba celebrando el ascenso del Real Valladolid a primera división, cuando una caída dentro de la fuente le produjo una lesión medular que le mantiene en una silla de ruedas.

A partir de ese momento tanto el club como diversos colectivos cercanos al Real Valladolid, se volcaron con Antonio y a través de la organización de un Trofeo Benéfico, ayudaron al joven a sufragar parte de los gastos que ha tenido para recuperarse.

Desde aquel día, con esfuerzo, sacrificio y rehabilitación ha intentado mejorar su calidad de vida. Aunque los médicos en ningún momento le han asegurado que pueda volver a caminar, Antonio se ha ido sometiendo a lo largo de estos años a una serie de operaciones para mitigar los continuos dolores y mejorar el estado de su columna vertebral.

Ahora, con 28 años, y en busca de algún tratamiento que le pueda ayudar a recuperar la movilidad, Antonio ha visto la oportunidad de marchar a un centro de Orlando, en Estados Unidos, para intentar someterse al ‘Proyect Walk Orlando’ en el que no le aseguran una recuperación completa de su problema pero sí una considerable mejoría.

Sin embargo, el precio del viaje, del tratamiento y de su estancia allí es muy elevado y se ha visto obligado a pedir ayuda a aquellos que durante estos años le han estado apoyando, tanto en Valladolid como en Cáceres –su ciudad natal- y en el resto de España. Por ello ha creado un proyecto de ‘crowdfunding’ para que cualquiera que lo desee colabore con él vía Internet.

«No nos ocurre nada que no estemos preparados para soportar» es una de las frases que más ha repetido Antonio en el blog que ha ido creando a lo largo de estos años. Ahora, consciente de su realidad y con toda la ilusión, afronta esta nueva etapa que podría volver a cambiarle la vida.

Fuente: realvalladolid.elnortedecastilla.es