Está usted en: Noticias -> Actualidad

Predif estudia no solo las bodegas sino la hostelería, patrimonio y oferta turística general de la zona para elaborar una guía

Diez rutas enoturísticas accesibles a la discapacidad

Las personas en silla de ruedas o ciegas o sordas también viajan y, además, lo hacen prácticamente siempre con acompañantes; pero es que, además, un itinerario turístico accesible también beneficia a las personas mayores, con muletas, cochecitos de niños pequeños, a cualquier colectivo en general.

Para plantearse un viaje, una persona por ejemplo en silla de ruedas necesita conocer desde su domicilio la accesibilidad del destino. Si va a poder llegar a una habitación de un hotel, utilizar el cuarto de baño, visitar un museo interesante o comer en sus restaurantes. Y esta información es la que facilita Predif, la plataforma que representa a las personas con discapacidad física y la que preside la comisión de ocio y turismo del Cermi (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad) estatal o, dicho de otra manera, la voz de cualquier tipo de dificultad para la autonomía en cuestiones de diversión, viajes, gastronomía y cultura. Predif saca cada año una guía de ocio y este trabaja en las rutas de enoturismo.

Así, desde el pasado mes de enero hasta mayo, sus técnicos revisan las rutas del vino, se adentran en estos mundos rurales «para estudiar la accesibilidad de las bodegas pero también de su entorno», explica Francisco Sardón, presidente nacional de Predif.

«Buscamos las rutas que incluyan bodegas, hostelería, los spa, balnearios, tiendas... más accesibles de España. Rutas atractivas para personas con discapacidad y, en julio, Predif sacará una nueva guía con las diez rutas enoturísticas más accesibles de España», añade Sardón.

Una tierra de vinos, con más de 3.400 bodegas. Un mapa, el español, con 69 denominaciones de origen, las 6 indicaciones geográficas de vinos de calidad y los 13 vinos de Pago, reconocidas por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente.

En Castilla y León

Y entre las más probables candidatas de figurar están ya algunas de Castilla y León como las denominaciones de origen de Rueda y de Ribera de Duero. La de PradoRey en Rueda, por ejemplo, es una de las que más puede presumir de accesibilidad: Tiene rampa de acceso, ascensores, baños adaptados, salas amplias, puertas anchas. Cualquier persona con dificultades de movilidad puede hacer la visita completa a la bodega, tal y como comprobó en su visita Francisco Sardón.

Bastante más improbable de que figuren en la guía, apuntan ya los primeros datos, que figuren las de Toro o El Bierzo. La comunidad disfruta de doce denominaciones y 575 bodegas. Fácil también que La Rioja o Castilla-La Mancha cuenten con alguna. La idea primera es la de la accesibilidad, la segunda la de que pertenezcan a zonas variadas y famosas por su vino.