Está usted en: Noticias -> Actualidad

Hoy se debate el problema en la Asamblea de Madrid

Sólo se ha gastado la mitad del dinero para sufragar eurotaxis

La crisis económica no hace distingos y aquéllos que dan el servicio a pie de calle son los que primero se resienten. Y si no que se lo pregunten a los taxistas de Madrid, quienes aseguran que han dejado de ingresar hasta un 30%. Pero la situación se presenta mucho más difícil cuando se fija el tiro en los vehículos adaptados para discapacitados.

A finales de octubre, la Asociación Eurotaxi por la Movilidad y Accesibilidad (AEMA) decidió paralizar de forma indefinida en Madrid y en los 44 municipios que la integran para protestar contra las tarifas que se aprobaron. Se trata de vehículos monovolúmenes adaptados para personas con discapacidad física, informa "El Mundo".

El asunto ha llegado a la Asamblea de Madrid. La diputada de UPyD Loreto Ruiz de Alda preguntaba al Gobierno regional su valoración por el hecho de que «sólo se hayan otorgado subvenciones por 32.000 euros para la adquisición de taxis adaptados». Desde el ejecutivo autonómico, precisaban que «desde el año 2007 se han otorgado subvenciones para la adquisición de taxis adaptados por valor de 462.500 euros lo que supone una ejecución de un 56% del presupuesto». Y, concretamente, añadía en la contestación, que esa cifra correspondía «a solicitudes que cumplían los requisitos de la convocatoria».

El problema es que sólo hay 100 coches adaptados (de los 15.700 taxis que hay en Madrid). Los conductores protestaban porque, entienden, que el gasto que tienen que realizar para la compra del vehículo es muy alto y que, además, con esa política de tarifas, no les sale a cuenta hacer una bajada de bandera por cinco euros, para luego llevar a un cliente a muchos kilómetros de distancia. El gasto en combustible es mayor que lo que obtienen del trayecto.

La huelga encubierta del otoño no fue el primer toque de atención que dieron desde el sector a las administraciones.

Ya a finales de julio, planteó la necesidad de implantar ayudas por mantener el servicio. Básicamente, reclamaban que las administraciones pagasen el complemento del trayecto cuando el viaje supere los cinco euros estipulados en la tarifa y que se amplíe la flota.

En la Comunidad de Madrid hay reconocidos 290.000 personas con algún tipo de discapacidad, según datos Famma (Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunidad de Madrid). De esa cifra, más de 94.500 personas tienen movilidad reducida.

La ausencia de vehículos que facilite que estas personas puedan desplazarse de un lado a otro de la ciudad les supone una merma en su calidad de vida muy importante.

Javier Font, el presidente de Famma, llegó incluso a comparecer en la Asamblea de Madrid para denunciar esta situación. Font se pone del lado de los propietarios de los eurotaxis y ha reprochado a las administraciones su falta de implicación. Él es partidario de que se aumenten las ayudas a los discapacitados y que se amplíe la flota de vehículos adaptados.

Mientras, las administraciones dialogan entre ellas para intentar llegar a un acuerdo. Tanto los profesionales como los discapacitados tienen que convivir con esta situación en un contexto de crisis económica que les lleva a pensar que no tendrá una rápida solución .