Está usted en: Noticias -> Actualidad

Entrevista al presidente de Aspaym Córdoba

Nueva vida sobre ruedas

Un accidente de tráfico, un siniestro laboral o fortuito pueden derivar en una lesión medular, provocando una pérdida de sensibilidad o movilidad. En Córdoba existe una delegación de la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (Aspaym), informa "Diario de Córdoba".

Este colectivo se llamó inicialmente ALMA (Asociación de Lesionados Medulares de Andalucía), pero buscando más apoyos se agregó a la federación nacional. "En septiembre del 2009 nos reunimos un grupo de lesionados medulares de la provincia, de los que la mayoría nos encontramos en esta situación después de haber sufrido un accidente de tráfico", señala José Antonio Ballesteros Pérez, presidente de Aspaym Córdoba.

Los objetivos con los que surgió esta asociación son "poder transmitir toda la experiencia adquirida a lo largo de muchos años a los nuevos lesionados medulares y familiares para que consigan ser lo más autónomos posible", señala Ballesteros. El representante de Aspaym Córdoba explica que "el secreto está en los dos primeros años tras sufrir la lesión medular.

Aprender a valerte por ti mismo una vez sales del hospital y no cuentas con la ayuda de los primeros días. Es fundamental no quedarte encerrado en casa y realizar algún tipo de actividad física. Para afrontar esta nueva etapa, ofrecemos tutorías a los nuevos lesionados medulares. Realizamos recorridos por calles de Córdoba y pueblos. Les enseñamos cómo afrontar los obstáculos que se pueden encontrar en la vida real", indica.

"Como somos una asociación bastante joven, nuestro principal propósito es darnos a conocer entre parapléjicos y tetrapléjicos de Córdoba, ya que al no haber plantas de ingreso específicas para lesionados medulares en el hospital Reina Sofía ni en el resto de hospitales de Córdoba no sabemos cuántas personas se encuentran en esta situación", apunta José Antonio Ballesteros.

Aspaym Córdoba cuenta con 24 socios y no dispone de sede física, ni cobertura económica para realizar muchas actividades. A pesar de ello, sus integrantes realizan excursiones en verano a lugares adaptados y con autobús preparado para acoger a lesionados medulares. También organizan jornadas deportivas con el fin de potenciar la participación del lesionado medular.

Otra labor que lleva a cabo esta asociación es el préstamo a sus socios de sillas anfibias, que es un material ortopédico para que puedan disfrutar junto a sus familias de una tranquila jornada en la playa. Por otro lado, un objetivo también fundamental es que tratan de facilitar a todos los lesionados medulares que conozcan las fiestas y singularidades de la ciudad, a través de jornadas en los patios cordobeses o senderismo por las vías verdes.

"Para organizar este tipo de actividades requerimos de mucha preparación, ya que además de asegurar el correcto traslado del personal, también debemos cerciorarnos de que todas las sillas eléctricas y manuales llegan a donde nos desplazamos", resalta Ballesteros. Por otro lado, "estamos cerrando un proyecto, que esperemos pueda ser una realidad en un futuro próximo. Consiste en ofertar servicio de fisioterapia a nuestros socios", añade el presidente de Aspaym Córdoba.

La asociación cuenta con un blog en internet y también con una página en Facebook, donde da a conocer sus proyectos e informa sobre los últimos adelantos médicos y ortopédicos. Los socios de Aspaym pagan una cuota anual y simbólica de 10 euros, ya que este colectivo se encuentra aún en fase de implantación. "Rentabilizamos al máximo nuestros recursos y contamos con la inestimable ayuda de la federación Fepamic, que nos tendió su mano desde el primer día", indica José Antonio Ballesteros.

Ballesteros no sabe calcular cuántas personas presentan una lesión medular en Córdoba. "Conozco nuevos casos cada vez que acudo a las revisiones anuales al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo o a la planta de lesionados medulares de San Juan Dios de Sevilla. Como soy más veterano, me suelen realizar numerosas preguntas acerca de cómo será su vida tras abandonar el hospital", añade.

En la actualidad no existe tratamiento alguno que pueda revertir una lesión medular. "Pero es muy importante adoptar un estilo de vida saludable y realizar de algún modo ejercicio físico. Nuestro talón de Aquiles son los riñones, que sufren mucho y se suelen deteriorar si no los cuidamos. Por eso, nos gusta que nos revisen en hospitales especializados en parapléjicos y con esto no quiero menospreciar a los magníficos profesionales que tenemos en Córdoba, pero nuestra minusvalía es muy peculiar", destaca José Antonio Ballesteros.