Está usted en: Noticias -> Actualidad

Desarrollan un módulo y una aplicación que amplían las capacidades de las sillas de ruedas gracias a la información que intercambia con el ‘smartphone’

La silla de ruedas eléctrica se conecta a internet

Las sillas de ruedas eléctricas más modernas ya permiten a sus usuarios controlar el móvil, el ordenador o la televisión. Ahora, un nuevo módulo y una aplicación permite integrar estas y otras funciones en los mandos, y aumentar las posibilidades gracias a los sensores y la conectividad del teléfono inteligente.

El nuevo sistema integra un módulo con dos interfaces inalámbricos Bluetooth. Uno para conectar gadgets con la silla de rueda, y otro para enviar la información de esta –el estado de su batería, la corriente del motor o los problemas en su mecanismo de propulsión– al teléfono inteligente. También cuenta con una app que recoge todos estos datos y los convierte en consejos útiles para el usuario.

«Cuando los usuarios de las sillas de rueda motorizadas están planeando una excursión suelen tener dudas sobre cuánto les durarán las baterías», explica Andreas Wenzel, investigador del Instituto Fraunhofer (Alemania). «La duración depende de la temperatura exterior, y de los desniveles. Esta incertidumbre hace que muchos de sus usuarios opten por quedarse en casa, en vez de salir».

La aplicación desarrollada por estos investigadores enfrenta este problema al integrar un sistema de cálculo de la autonomía. Esta determina la posición actual, el punto de destino, el estado de las baterías y calcula si será posible hacer el camino de ida y vuelta. Incluso es capaz de lanzar un aviso cuando la energía solo resta para 10 kilómetros más, informa "El Correo".

Otra de las funcionalidades de la aplicación permite señalar y compartir las mejores rutas para realizar con la silla de ruedas, así como señalar los edificios y las instalaciones que están adaptados para su uso. «Este sistema ofrece a los usuarios de sillas de ruedas eléctricas más autonomía, más seguridad y también mayor tranquilidad», recalca Andreas Biederstädt, otro de los investigadores.

«Y no solo a las personas con discapacidad, sino que también los ancianos y otros individuos de movilidad reducida se pueden beneficiar de esta tecnología». Según sus creadores, el próximo paso será integrar este mismo sistema con la tecnología que facilita la autonomía de las personas con discapacidad dentro del hogar.