Está usted en: Noticias -> Actualidad

Según datos del CERMI

Se duplican las denuncias por discriminación a personas discapacitadas

La igualdad entre ciudadanos sigue siendo una utopía en la sociedad española a juzgar por los datos dados a conocer ayer por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), que reflejan que las denuncias por discriminación no solo no descienden sino que se duplicaron entre 2009 y 2010.

En concreto, el Cermi recibió 132 denuncias por vulneración de derechos frente a las 70 de 2009, pero es que además registró 276 consultas frente a las 137 de 2009, según se desprende del avance del tercer informe sobre Derechos Humanos y Discapacidad en España presentado ayer por la delegada de esta organización para la Convención de la ONU sobre Personas con Discapacidad, Ana Sastre.

Para esta experta el aumento de las reclamaciones por discriminación tiene que ver con "el hecho de que las personas con discapacidad identifican cada vez más y mejor las situaciones que vulneran sus derechos y no están dispuestos a callarse sino que los quieren hacer valer".

Así, destacó que a la cabeza de las consultas y las quejas se situaron cuestiones relacionadas con la Seguridad Social, así como las de tipo fiscal, suponiendo el 29% del total. En segundo lugar, se situaron las quejas referidas a las prestaciones sociales, que supusieron el 21 por ciento de todas las de 2010.

El empleo, en particular el público, preocupaba a un 20 por ciento de quienes contactaron con el CERMI, además de las viviendas de propiedad horizontal, pues el 80 por ciento de éstas tienen problemas de accesibilidad, según Sastre, que insistió en que "sigue siendo la gran batalla para las personas que tienen algún tipo de discapacidad".

La educación no inclusiva es otro reto que "está muy lejos de cumplirse". De todas las consultas y quejas, 218 fueron de hombres, 144 de mujeres, 16 afectaban a niñas y 17 a niños.

En general, el informe citado atribuye las violaciones de los derechos de las personas con discapacidad a una ausencia de enfoque de derechos humanos, de igualdad de oportunidades por "falta de regulación", por quebrantamiento de la legislación -sobre todo en lo relativo a las cuestiones de accesibilidad-, o escasa perspectiva de género, participación y consulta de las personas con discapacidad.

"Es necesario modificar la legislación para que no se sigan registrando situaciones de discriminación", pidió Sastre, quien reiteró que "hay graves incumplimientos de la ley y es importante trabajar en la toma de conciencia social que los evite y refuerce el enfoque de derechos humanos de la discapacidad".

Durante la inauguración de la III Jornada de la Defensa Legal de la Discapacidad, el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez Bueno, se refirió al Consejo General de la Abogacía Española como un órgano "promotor de la justicia y encargado de la defensa de los derechos de las personas con discapacidad".

Además destacó los logros del sector social de la discapacidad en los últimos años, como el pasar de considerar la discapacidad como una fatalidad a una manifestación humana de la diversidad, así como que ha pasado a tener un enfoque de derechos humanos y resaltó cómo el sector social de la discapacidad se ha convertido en el motor social de las políticas de discapacidad en España.