Está usted en: Noticias -> Actualidad

El sistema ha perdido un total de 8.188 beneficiarios en abril

Acusan al Gobierno de "mofarse" de las personas dependientes

La Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales ha acusado al Gobierno de "mofarse" de los ciudadanos en situación de dependencia al llamar "medidas de racionalización del sistema a lo que, en su opinión, son recortes.

La entidad respondió así al Ejecutivo tras conocerse los últimos datos del Sistema de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, que indican que en el mes de abril, el citado sistema ha perdido un total de 8.188 beneficiarios.

Y es que, explicaron los gerentes, 10.185 beneficiarios fallecieron y solo 7.926 se incorporaron al sistema, que se ha enfrentado también a un proceso de regularización que afecta a 5.929 expedientes dados de baja en abril.

Esto, prosiguieron los directores de Servicios Sociales, "evidencia un retroceso notorio con respecto al mes anterior": 8.265 grandes dependientes menos, 10.494 solicitudes activas menos que en marzo y 12.278 dictámenes menos que en el mes anterior.

"Las estadísticas oficiales demuestran que el sistema se destruye por inanición", reiteró la entidad, que desmontó seguidamente "la media verdad" de que el Gobierno de Mariano Rajoy ha bajado la lista de espera del Sistema de Dependencia.

"Sí que hay menos personas en el limbo de la dependencia, pero no porque hayan sido atendidas sino por tres razones fundamentalmente", apuntó la asociación.

La primera de estas razones es, detalló, que desde que gobierna Rajoy, los denominados dependientes moderados (unos 36.500) se han quedado sin derecho de atención hasta 2015.

La segunda, añadió, porque a principios de 2012 había 1.044.528 personas en situación de dependencia con el derecho reconocido y actualmente hay solo 966.580 en esta situación.

Y la tercera razón está en las personas que murieron sin haber ejercido su derecho a ser atendidos durante este año y medio "de derogación encubierta de la ley".

"La inmoralidad es reducir ese "limbo", no mediante la prestación de los servicios a los desatendidos, sino mediante el recorte de derechos y la disminución de personas en espera por el mero y triste transcurrir del tiempo", consideraron los directores y gerentes de servicios sociales.

Finalmente, indicaron que solo en abril, se redujeron 2.260 plazas de residencia, 192 de centros de día, 409 de ayuda a domicilio y 1.371 de teleasistencia, lo que supone la destrucción de 1.300 puestos de trabajo en el Sistema de Atención a la Dependencia.

Además, finalizaron, un total de 4.595 cuidadores familiares han dejado de recibir "una ya mermada prestación económica" y 604 se han dado de baja en el convenio especial de la Seguridad Social.