Está usted en: Noticias -> Actualidad

Jornadas de Aspaym Cataluña

Reclaman potenciar la figura del 'asistente sexual' para personas con discapacidad

Distintos expertos reclamaron este fin de seman potenciar la figura del 'asistente sexual' para las personas con diversidad funcional, garantizando así la igualdad de derechos y oportunidades para todos.

Así lo hicieron durante la jornada sobre 'Sexualidad, diversidad funcional y la figura del asistente sexual', organizada en Barcelona por la Asociación de Parapléjicos y Grandes Discapacitados Físicos de Cataluña (Aspaym Cataluña), informa la agencia Servimedia.

Durante la misma se presentó la figura del 'asistente sexual' como un acompañamiento destinado a hombres, mujeres o parejas con algún tipo de diversidad funcional, mayores de edad, que independientemente de su género o elección sexual deciden optar por esta posibilidad.

La psicóloga del Instituto Guttmann Ana Gilabert explicó que la sexualidad es un aspecto central del ser humano durante toda la vida, y apostó por la búsqueda de alternativas "de la forma más imaginativa posible". "La sexualidad, como aspecto positivo y enriquecedor de la vida de las personas, es también patrimonio de todos, y la diversidad funcional o la discapacidad no debe anular este aspecto", subrayó. 

Para Gilabert, uno de los problemas es la autoestima de la persona con diversidad funcional, para lo cual "se deben aplicar recursos y estrategias para que la persona sea capaz de adaptarse a los cambios y volver a percibir la sexualidad como algo positivo, apetecible, estimulante y lúdico, aspectos importantes para poder volver a disfrutar de la sexualidad". 

La psicóloga también apostó por "tratar el tema de la sexualidad desde la infancia, educar desde la pluralidad, integrando las diferencias, teniendo una actitud abierta y accesible".
A su vez, el miembro del Foro de Vida Independiente y del Grupo Sex Asistent de Cataluña, Rafael Reoyo, dijo que "las personas con diversidad funcional sienten y aman como todas, a la vez que tienen los mismos derechos inherentes y las mismas necesidades vitales". 

Por ello, Reoyo explicó que la asistencia sexual "es una opción basada en la autodeterminación que propicia una sociedad inclusiva, y es un medio para mejorar la vida emocional y sexual de todas las parejas". Se trata, indicó, de una propuesta concertada y remunerada, "que apoya la salud sexual y emocional de las personas con diversidad funcional".

IGUALES PERO DIVERSOS

Durante el acto inaugural de la jornada, la directora de Servicios Territoriales del Departamento de Bienestar y Familia de Barcelona, Carme Canela, dijo que todos somos personas afectivas y sexuales, personas iguales pero diversas. "Todos los poderes públicos debemos garantizar la dignidad, la independencia, la igualdad entre hombres y mujeres, la no discriminación, la libre elección y, en definitiva, la igualdad de oportunidades", indicó. 

En este sentido, explicó que se está trabajando para proteger los derechos de las personas con discapacidad y su felicidad, "suprimiendo las barreras y garantizando la figura del asistente sexual, porque debemos normalizar el tema, informar y evitar abusos". 

Por su parte, el regidor de Sant Andreu, Raimon Blasi, recordó que los servicios sociales disponen de un comité de ética y sexualidad. "Es muy importante abordar la sexualidad de las personas con diversidad funcional, que en muchas ocasiones no tiene el reconocimiento necesario", declaró. 

Además, el responsable de la Unidad de Lesión Medular del Instituto Guttmann, Joan Vidal, destacó la importancia de abordar "los aspectos eróticos en la persona con diversidad funcional" y se mostró interesado en participar en "nuevas ideas", como la figura del asistente sexual. 

A su vez, la presidenta de Aspaym Cataluña, Patricia Carmona, explicó que "la idea de esta jornada es romper barreras y tabúes sobre la sexualidad de las personas con diversidad funcional".

Durante la misma, los distintos expertos y ponentes plantearon la sexualidad humana desde una perspectiva más amplia que la genital, al tiempo que desmintieron la idea de que las personas con diversidad funcional no tienen vida sexual o no pueden tenerla.

También se pretendió acuñar el nuevo concepto de 'diversidad sexual' a la hora de hablar de la sexualidad de las personas con diversidad funcional, subrayando que es un derecho a reconocer y facilitar, no más allá de la discapacidad sino a partir de la riqueza de la diversidad.