Está usted en: Noticias -> Actualidad

La universidad estudia si la ayuda se ajusta a la legalidad

La Complutense suspende el servicio de traslado a clase a alumnos con discapacidad

Alumnos con discapacidad de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) que hasta ahora llegaban a clase gracias a que algunos compañeros les recogían en su domicilio y les llevaban de vuelta a casa tras la jornada en la facultad, han denunciado la desaparición de este servicio de acompañamiento, suspendido por la UCM la semana pasada.

Se trata de un servicio prestado desde hace años por becarios de la Oficina para la Integración de Personas con Discapacidad de la UCM a estudiantes con graves problemas de movilidad y sin posibilidad de que otras personas les llevaran a clase y luego de regreso a casa.

Según ha explicado a Servimedia una de las becarias que hasta ahora prestaba esta ayuda, el Vicerrectorado de Atención a la Comunidad Universitaria le comunicó a ella y a sus tres compañeros el pasado 23 de abril que la prestación se suspendía y que, por lo tanto, no podrían seguir trasladando a los estudiantes de casa a la facultad y viceversa.

Una de las alumnas que se ha quedado sin este servicio es Einar, que estudia Informática y que ha declarado a esta agencia que ha solucionado el problema modificando el horario de su asistente personal, que es ahora quien hace los traslados de casa a la facultad y de la facultad a casa.

Pero no todos los estudiantes afectados por esta situación han encontrado una solución y hay al menos uno que no puede asistir a clase, según ha asegurado a Servimedia la misma becaria.

SUSPENSIÓN TRANSITORIA 

A este respecto, Cristina Velázquez, vicerrectora de Atención a la Comunidad Universitaria, ha indicado a esta agencia que lo que ha hecho su departamento es suspender este servicio, de momento, de forma transitoria, para analizar si se ajusta a la legalidad y no incurre en ninguna irregularidad. 

Velázquez ha encargado a la asesoría jurídica de su departamento que estudie si el servicio de acompañamiento fuera del campus que prestaban estos becarios a los alumnos con discapacidad se ajusta o no a lo estipulado en las bases del programa de becas por el que se rige su trabajo.

Y es que, la vicerrectora sospecha que las tareas de acompañamiento a las que se refiere este programa de becas se ciñen exclusivamente a la universidad, lo que, de ser así, supondría que no pueden prestarse fuera del campus, donde los alumnos podrían encontrarse con incidentes que no les cubriría ningún seguro.

Por este motivo, la responsable de los becarios ha decidido suspender el servicio de puertas para afuera, nunca dentro del Campus, hasta que la asesoría jurídica dé una respuesta, lo que no significa, ha querido dejar claro Velázquez, que vayan a rescindirse las becas a los estudiantes que lo prestaban, como temen algunos de ellos.

"En absoluto", ha reiterado la vicerrectora, van a suspenderse las becas de la Oficina para la Integración de Personas con Discapacidad de la UCM. Al contrario, ha proseguido, la intención es permitir a los alumnos que las disfrutan que puedan aprovecharlas más aprendiendo otras tareas también útiles para los estudiantes con discapacidad.

ACOMPAÑAMIENTO POR CRÉDITOS 

La Complutense prestaba este servicio desde hace varios años a alumnos con discapacidades severas no autónomos en los desplazamientos y sin familiares o personas que les pudieran acompañar diariamente a la universidad.

Y lo hacía a través de estos becarios, pero también mediante un programa de formación y reconocimiento de créditos a los estudiantes que se ofrecen para estos acompañamientos y que sigue manteniéndose por entenderse que está bien cimentado legalmente y porque los alumnos prestan de forma voluntaria, no porque se lo impongan desde la Oficina de Atención a las Personas con Discapacidad.