Está usted en: Noticias -> Actualidad

Buenos establecimientos para cualquier escapada que, además, cuidan a los clientes con alguna limitación física

15 hoteles con encanto... también para clientes con discapacidad

Una selección de hoteles con encanto para clientes con limitaciones diversas. Unos viajan con silla de ruedas, otros tienen ceguera o baja visión, otros sordera… Las herramientas que permiten comodidad a cualquier cliente son sencillas y en general no costosas, y estos hoteles disponen de ellas. Y además son hoteles con encanto.

Varios de ellos pertenecen a Native, la Red Europea de Hoteles con Encanto y Turismo Accesible, cuya accesibilidad comienza ya con la información desde una plataforma web multi-idioma y universal, accesible también a clientes con ceguera, parkinson o falta de movilidad en las manos, por ejemplo, desarrollada para ellos por la Corporación ONCE. Casi el 10 por ciento de la población presenta alguna forma de discapacidad.

Un hotel con despertador para sordos no es lo más común en los hoteles europeos, pero las leyes de todos los países van obligando paulatinamente a los espacios públicos a cumplir con las normas de accesibilidad que permiten su uso y disfrute a cualquier ciudadano. Hasta la fecha las leyes han sido enormemente laxas. ¿Cómo despertar a ese cliente sordo en caso de emergencia? ¿Cómo evacuar a clientes en silla de ruedas ante un incendio si los ascensores no pueden utilizarse? ¿Por qué un cliente ciego no puede saber que lo que se va a poner en el pelo es el body milk y no el champú?

Las soluciones para estos inconveniente son sencillas, y por ejemplo un pack de señales en vinilo transparente en braille y relieve para numerar puertas, indicar baños, punto en el teléfono para el room-service y otros mensajes sólo cuesta 40 euros. Las personas con sordera que usan dispositivos de audición agradecen enormemente disponer de un bucle de inducción en espacios públicos en los que el bucle es necesario para discriminar el ruido ambiente y poder, por ejemplo, seguir la conversación en torno a la mesa en el restaurante. Hay bucles por menos de 300 euros. Y hay clientes buscando restaurantes y hoteles en los que un bucle les haga la estancia más agradable.

Las situaciones en las que una persona con discapacidad no puede disfrutar de las mismas opciones de ocio que otros clientes son muy variadas. Y a menudo sorprenden a quienes no nos planteamos esas limitaciones. ¿Cómo me meto en la piscina si voy en silla de ruedas? ¿Cómo paso de mi silla de ruedas a la taza del inodoro? ¿Cómo sé qué hay en los platos de un desayuno de self-service si soy ciego o tengo baja visión?

La guía más completa sobre accesibilidad y turismo puede ser probablemente la del CERMI, Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad. Su nivel elevadísimo de detalle hace de ella una obra de referencia. Indica porcentaje de inclinación de las rampas, espacio disponible para el giro de la silla de ruedas, altura del lavabo, eventuales obstáculos… Y sus manuales de accesibilidad son muy prácticos para los gestores de hoteles y restaurantes, por ejemplo.

Hay defensores absolutos de la accesibilidad buscando derechos y soluciones tras haberse visto llegados a una silla de ruedas por algún motivo, como el mediático Miguel Nonay y su portal web Viajeros sin Límite, siempre sorprendente, o como los promotores de Equalitas Vitae, que han optado por luchar para un avance más efectivo de las medidas de accesibilidad en los servicios turísticos.

Y hay defensores tan entusiastas de la accesibilidad también entre quienes la defienden sin sufrir personalmente ninguna discapacidad, como es el caso de NATIVE, una entidad sin ánimo de lucro que, aliada con Puntodis, la empresa líder en señalización universal de espacios, ha creado el Pack Básico de Señalética Braille y Relieve para hoteles.

O los mapas de situación que representan el plano en braille y relieve de las plantas de un hotel, para dar autonomía de movimientos a clientes con ceguera o baja visión, o la “llave inteligente de hotel” que por descarga de audio via código QR en el móvil informa al cliente de todo lo que le queramos trasladar (carta del restaurante, descripción de los espacios del hotel, visita guiada de un museo o una catedral, por ejemplo.

He aquí quince hoteles que, al tiempo que agradables, hacen más cómoda la estancia a los clientes con movilidad reducida. Reportaje publicado en el diario "ABC".

PINCHA AQUÍ PARA VER 15 HOTELES ACCESIBLES CON ENCANTO