Está usted en: Noticias -> Actualidad

Médicos del Mundo evalúa la atención sanitaria a las personas pocos recursos

La crisis económica 'golpea' la salud de los más vulnerables

Parece que el estatus social y el origen étnico sí importan a la hora de acceder a la asistencia sanitaria en Europa. Según un informe que acaba de presentar Médicos del Mundo en Bruselas, los sistemas nacionales de salud están fracasando a la hora de cubrir las necesidades de la población más vulnerable. Los perjudicados, las personas con pocos recursos, en riesgo de exclusión, entre ellas, los inmigrantes indocumentados.

Después de analizar las encuestas realizadas a 8.412 pacientes (en situación de pobreza) de Médicos del Mundo en 14 ciudades europeas (de siete países: Alemania, Holanda, Grecia, Reino Unido, Francia, Bélgica y España), los autores del informe observaron que al 20% se les negó el acceso a la atención sanitaria en los últimos 12 meses y que más del 80% no tiene ninguna posibilidad de acceder al sistema de salud sin pagar los costes totales previamente.

Del informe se extrae otra conclusión reveladora y es que identifica la xenofobia como un problema creciente, con los inmigrantes a menudo convertidos en chivo expiatorio de los problemas económicos. Y sin embargo, hay que recordar que entre las razones que mueven a las personas a la inmigración sólo un 1,6% están relacionadas con motivaciones personales de salud.

"Como profesionales de la salud, exigimos nuestro derecho a prestar atención sanitaria a todos los pacientes, sin importar su estatus social u origen étnico. Queremos que los sistemas sanitarios nacionales eliminen las barreras de acceso a la salud a las que se enfrenta la población vulnerable de nuestras sociedades", afirma Álvaro González, presidente de Médicos del Mundo España.

El efecto negativo de la austeridad

En definitiva, tal y como desvela el informe, las medidas de austeridad que se están implantando en Europa están teniendo un profundo efecto negativo en los programas de protección social, incluyendo la atención sanitaria.

"El desempleo y la pobreza infantil están aumentando y más y más gente se enfrenta a la posibilidad de perder su hogar a causa de la insolvencia económica. Europa necesita sistemas de prestaciones sociales fuertes ahora más que nunca", advierte Nikitas Kanakis, presidente de Médicos del Mundo en Grecia.

Dadas las brechas detectadas en el acceso a los sistemas sanitarios, Médicos del Mundo pide a los gobiernos europeos que garanticen que los sistemas públicos de salud estén construidos sobre la base de la solidaridad, la igualdad y la justicia y permanezcan abiertos a quienes viven en los estados miembros de Europa. La organización humanitaria exige a los líderes políticos que luchen contra la xenofobia y que condenen los alegatos engañosos sobre el llamado 'turismo sanitario'.

El informe, que lleva por título 'Acceso a la salud en Europa en tiempos de crisis y xenofobia creciente', llama a los gobiernos europeos a que tomen medidas inmediatas para garantizar:

  • - Una política pública coherente en la Unión Europea (UE) para la prevención y el tratamiento de enfermedades infecciosas.
  • - Acceso igualitario para todas las personas a los programas nacionales de inmunización y cuidados pediátricos.
  • -Acceso igualitario a los cuidados pre y postnatales para todas las mujeres embarazadas (entre las encuestadas, el 59% de las embarazadas no tenía acceso a cuidados prenatales en el momento en que fueron entrevistadas).
  • -Protección total en Europa para las personas inmigrantes gravemente enfermas que no puedan acceder a los cuidados adecuados en su país de origen.
La situación en España

Aunque la muestra de pacientes en España "no es muy amplia y por lo tanto no se puede extrapolar", advierte el presidente de Médicos del Mundo a ELMUNDO.es, el informe desvela que el 62% de las personas encuestadas por Médicos del Mundo han sido rechazadas en el acceso al sistema de salud durante los últimos doce meses, una cifra muy superior al 20% de Europa. Teniendo en cuenta estos datos, "desde Médicos del Mundo denunciamos los efectos del decreto que deja sin asistencia sanitaria a los inmigrantes indocumentados".

A pie de calle, "no sólo vemos cómo se les niega a atención a gente indocumentada, sino que dicho decreto va más allá, vulnera los derechos de aquellos indocumentados a los que sí se les debe asistir, como las embarazadas o niños de dos y tres años. Incluso sabemos que se están facturando atenciones urgentes de enfermos crónicos".

Lo que "nosotros estamos haciendo (en las 12 comunidades autónomas en las que nos encontramos) es explicar a estos pacientes que se quedan sin atención sanitaria cuáles son sus derechos y qué papeles necesitan para acceder a sistema público de sanidad". Existe la posibilidad de "firmar un convenio y pagar una cuota mensual para acceder al sistema público, aunque dicho convenio aún no está formalizado".

El problema es que este decreto planteado por el Ministerio de Sanidad, lejos de reducir costes, "los incrementa. Hay estudios que demuestran que este tipo de barreras en el acceso a la sanidad genera retrasos en los diagnósticos, aumenta las visitas a Urgencias y los ingresos hospitalarios, lo que supone un sobrecoste económico", subraya Álvaro Gonzalo. "No se pueden anteponer los derechos de salud a criterios económicos. El Gobierno portugués, que está en una situación más crítica que nosotros, ni siquiera se plantea cambiar el modelo de atención universal".

Realmente, reflexiona este experto, "lo que se conseguiría ahorrar excluyendo de la atención sanitaria a los inmigrantes indocumentados, como mucho, serían 500 millones de euros, una cifra insignificante frente al agujero de 15.000 millones de euros en sanidad".