Está usted en: Noticias -> Actualidad

Los vigilantes de seguridad se percataron del «trapicheo» de cocaína

Detenidas dos personas que introducían droga en Parapléjicos

La Policía Nacional ha detenido a dos personas de nacionalidad colombiana, un hombre de 65 años y una mujer de 41, por presunto tráfico de drogas en el Hospital Nacional de Parapléjicos, según han confirmado a "ABC" fuentes de este centro y también de la Delagación del Gobierno en Castilla-La Mancha.

Los hechos ocurrieron hace dos semanas, cuando los vigilantes de seguridad se percataron de que estas personas, que responden a las iniciales H.A.L.G. (detenido con antelación por otro delito de tráfico de drogas) y L.C.E.A., «trapicheaban» con droga en el interior del hospital.

Según informa el diario "Eldigitalcastillalamancha", la mujer «se hacía pasar por parapléjica y se desplazaba por el hospital en silla de ruedas para no levantar sospechas pese a que no tenía ningún problema de movilidad». No obstante, fuentes hospitalarias han señalado que la mujer detenida fue paciente, hace años, del Hospital Nacional de Parapléjicos, donde fue tratada de una lesión baja de columna.

La Jefatura Superior de Policía ha informado de que estas personas fueron sorprendidas en el momento de la detención con dieciocho bolsitas de cocaína. La investigaciones de la Policía Nacional de Toledo comenzaron a raíz de diversas informaciones del personal de seguridad privada del Hospital de Parapléjicos, que denunciaron que se podría estar distribuyendo droga a determinados internos adictos a sustancias estupefacientes.

Los individuos fueron detenidos en el momento en el que se habían desplazado hasta el Hospital de Parapléjicos y acababan de contactar con un interno para entregarle cocaína.

Los detenidos recibían los encargos por teléfono, trasladándose a bordo de un vehículo hasta el centro y, una vez allí, sacaban del coche una silla de ruedas en la que se sentaba la mujer con el fin de pasar desapercibidos.

En el vehículo fueron hallados dieciocho envoltorios de cocaína, la mayor parte oculta en el interior de un pequeño bolso depositado dentro de uno de los faros delanteros. Entre los efectos intervenidos, además de las bolsitas de cocaína, se encuentran cuatro teléfonos móviles y el vehículo.