Está usted en: Noticias -> Actualidad

Ford y DKV le han cedido un vehículo con cuatro dispositivos en la zona de los pedales y con un joystick que funciona como volante

David Rivas, el primer europeo que conduce solo con los pies, ya tiene coche

David Rivas no tiene brazos, pero eso no le ha impedido cumplir su viejo sueño de conducir un coche, ya que ha demostrado a Tráfico y a sí mismo que puede hacerlo solo con los pies y obtener con ello una cuota nada despreciable de libertad, informa la agencia Servimedia.

Rivas se sacó el carné de conducir en julio de 2011, cuando tuvo que dejar Madrid e instalarse en Basauri (Vizcaya) durante un mes para asistir a las clases de la única autoescuela que le ofertaba la formación con un vehículo adaptado a sus necesidades. Ahora, año y medio después, el madrileño dispone ya de su propio coche, un C-MAX 2.0 TDCi Titanium Powershift cedido por Ford y DKV, totalmente adaptado a sus necesidades.

Según declaró este lunes el propio Rivas, poder conducir y contar con coche propio le supone «libertad, mucha libertad», ya que le da la posibilidad de desplazarse donde quiera, «de la mejor manera posible». Tener coche «es conseguir lo que las personas con discapacidad o 'normales', entre comillas, tienen más a la mano, la libertad», algo que para los ciudadanos con discapacidad «es superimportante, dado que el transporte público no está adaptado», contó David Rivas.

Un joystick como volante

El vehículo cuenta con cuatro dispositivos en la zona de los pedales, que se activan con ambos pies, y con un joystick que funciona como volante para manejar la dirección. Para conseguir que sus pies sean sus manos en el coche, Rivas ha practicado mucho con videojuegos y se ha ayudado, también, de la voz, puesto que algunas funciones las activa hablando. Eso sí, un coche de estas características cuesta dinero, ya que a los 25.000 euros del precio del vehículo hay que sumar los 40.000 de la adaptación, indicaron desde Ford.

Rivas usará el coche, «como todo el mundo», para salir los fines de semana, hacer viajes y, por supuesto, para ir a trabajar al call centre perteneciente a la Fundación DKV Integralia del que es coordinador. En el trabajo, como en la vida, Rivas ha demostrado siempre mucha capacidad de superación y así lo reconoció el presidente de DKV Seguros, Javier Vega, quien aseguró que para la compañía es «una satisfacción poder estar a su lado cada vez que supera un nuevo reto» y, si es posible, como en este caso, implicarse «en sus desafíos».