Está usted en: Noticias -> Actualidad

Esther Vergeer se retira de la competición a los 31 años y tras diez temporadas invicta

El adiós de una heroína en silla de ruedas

Esther Vergeer ha anunciado que se retira de la competicióna los 31 años de edad y tras diez temporadas invicta. La tenista holandesa, número uno indiscutible en el ranking de silla de ruedas, anunciará este martes en Rotterdam el porqué de su decisión a la par que anuncie la publiccación de su libro. Se retira con un palmarés exquisito en el que, más allá de los títulos, destaca las 470 victorias consecutivas que firma desde 2003.

Esther Vergeer (Woerden, 1981) tenía ocho años cuando una operación le cambió la vida por completo. Entró al quirófano para lo que le habían dicho sería una intervención rutinaria para corregir un defecto en la columna vertebral y salió del mismo sin sensibilidad en las piernas. Nunca más las recuperó. La holandesa, luchadora incansable, se apoyó en el deporte para reconducir su vida y se centró en el tenis para hacerse un hueco en la historia.

Dio el salto al profesionalismo en 1999 y desde entonces ha firmado un palmarés exquisito: 700 victorias y 25 derrotas, 148 títulos individuales. 136 títulos de dobles. 21 Grand Slam individuales, 23 Grand Sam de dosbles, 4 medallas de oro paralímpicas individuales, tres medallas de plata paralímpicas de dobles, una medalla de plata paralímpica de dobles, 14 Masters, 12 Copas del Mundo y 668 semanas como número uno, informa el diario "Marca".

Hay que remontarse al 30 de enero de 2003 para ver su última derrota individual (ante la italiana Daniela di Toro). Desde entonces ha ganado 120 torneos, ha ganado 470 partidos consecutivos ante 73 rivales diferentes y no ha perdido un solo juego en 95 ocasiones. Hasta hoy, 12 de febrero de 2013, en el que la artista de la raqueta ha tomado la decisión de poner fin a su carrera.

Fuera de las pistas de tenis, Esther consume su tiempo libre en pescar, esquiar o navegar en barco junto a su pareja Marijn Zall, a la par preparador físico. Es embajadora del Comité Paralímpico Internacional y de la Fundación Laureus y participa en clínics y conferencias en las que cuenta su experiencia.

Además tiene una Fundación que lleva su nombre en la que ayuda a niños que no tienen oportunidad de practicar deportes. También ha escrito un libro, 'La fuerza y la vulnerabilidad', que hoy presentaba en sociedad en el ATP de Rotterdam. Se despide en casa, pero ante el reconocimiento de todo el público.