Está usted en: Noticias -> Actualidad

Abogan por promover modelos de gestión clínica en el ámbito público

Las sociedades científicas reclaman 'un pacto por la sanidad'

En medio del convulso clima sanitario que vivimos, la Federación de Asociaciones Científico-Médicas de España (FACME) ha querido tender la mano a las administraciones que gestionan el sistema nacional de salud y ha reclamado diálogo y colaboración para establecer "un pacto" común que garantice el respeto a "la esencia del sistema".

La federación acaba de presentar un manifiesto en el que expresa su preocupación ante "el riesgo de deterioro irreversible de la sanidad pública española" y pide expresamente a los políticos que, antes de tomar decisiones, tengan en cuenta a los profesionales sanitarios y sometan las propuestas a "un debate público".

"Hace falta un pacto por la sanidad, para mantener el sistema y ponerle a salvo de avatares políticos y grandes bandazos", ha señalado José Manuel Bajo-Arenas, presidente de FACME, durante la presentación del documento.

"Todos asumimos que los recortes también afectan a la sanidad. El problema es cómo se llevan a cabo", ha añadido Carlos Macaya, vicepresidente de la entidad, quien, sin citar ejemplos, ha mostrado su preocupación por el hecho de que algunas comunidades autónomas "parezcan dispuestas a limitar su responsabilidad directa de gestionar el sistema sanitario público".

Antes de privatizar o externalizar servicios, ha continuado Macaya, existen alternativas que permiten dar viabilidad al sistema sin que pierda un ápice de "sus principios generales de calidad y equidad".

En ese sentido, los responsables de FACME han abogado por potenciar la gestión clínica en el área sanitaria pública.

Alternativas

Dotar a los profesionales de mayor capacidad de organización, ha señalado el cardiólogo, ofrece la posibilidad de "mejorar la eficacia y la calidad" y permite acabar con muchas de las bolsas de ineficiencia que, hoy en día, lastran en el sistema.

Los responsables de servicios, unidades y centros de salud están dispuestos y preparados para asumir la responsabilidad y los riesgos de la gestión, ha señalado Macaya. Pero, para ello, es fundamental "disponer de los instrumentos adecuados" y que se establezca un marco de actuación transparente y evaluable.

Por citar algunos ejemplos, los portavoces de FACME han solicitado cambios normativos que permitan una mayor flexibilidad en la contratación, la dotación de personalidad jurídica a esta gestión, la eliminación de la burocracia de los actos médicos y la puesta en marcha de cambios en la estructura asistencial que garanticen una atención al paciente menos fragmentada.

"Además, es fundamental que los datos de la gestión sean transparentes y que se evalúen adecuadamente los resultados en salud. Eso favorece la competencia entre los centros, que es una buena forma de ahorrar", ha señalado, por su parte, Pilar Román, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y también presente en la difusión del manifiesto.

Todos los especialistas han coincidido en señalar que estas propuestas de cambio no pretenden, en ningún modo, "retrasar las medidas que se tengan que tomar".

"Llamamos a las Administraciones Públicas a un diálogo tan riguroso como urgente", han señalado los responsables de FACME, que consideran fundamental que, en el diálogo, además de las Comunidades Autónomas participe el Miniserio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

"Aunque las competencias de gestión directa estén transferidas, el Gobierno de la Nación debe garantizar la equidad en el acceso a los servicios sanitarios públicos en todo el territorio nacional, así como velar para que no se desnaturalice el sistema sanitario que nos dimos con la Ley General de Sanidad", han plasmado en el Manifiesto.

"En definitiva, es el momento de hablar entre todos si queremos que esto salga adelante", ha zanjado Bajo-Arenas.