Está usted en: Noticias -> Actualidad

El Tribunal de Justicia de la UE (TUE) ha dictado que España debe elevar el IVA sanitario del 10% al 21%

Adiós al IVA sanitario reducido

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha concluido que la aplicación de tipos de IVA reducido en España no se ajusta a la normativa comunitaria ya que incluye más categorías de bienes de las previstas por la Directiva europea en el ámbito de los productos farmacéuticos y equipos médicos, tales como escáneres, aparatos de rayos C, vendas, tiritas, jeringas, protectores de callos y juanetes, termómetros clínicos o guantes estériles, según puntualiza 'Expansión'.

Esto supone que el Gobierno tendrá que subir el Impuesto sobre el Valor Añadido sanitario 11 puntos, del 10% al 21%. Hacienda aclara que la subida no afecta a las medicinas como tal ni a material sanitario para discapacitados, pero sí a las sustancias utilizadas por los laboratorios para fabricar medicamentos, que deberán incrementarse del 4% al 21%.

La Comisión Europea envió en noviembre de 2010 un dictamen motivado en el que se instaba a España a ajustarse a lo dispuesto en el texto legal, aplicado a todos los estados miembros, pero España reiteró su convicción de que la ley española es conforme con lo establecido por la norma comunitaria. La sentencia emitida este jueves declara que "España ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de la directiva IVA".

La sentencia no puede recurrirse y el Gobierno deberá eliminar de la lista del IVA reducido los bienes que no pueden aplicarse de acuerdo con la legislación europea.

Fuentes del Ministerio de Hacienda explican que el cambio no será de un día para otro y que la Comisión concederá a España el tiempo suficiente para hacerlo, algo que requiere una modificación de la Ley del IVA y su correspondiente trámite parlamentario.

Lo que dice la Directiva

Según el Tribunal, la Directiva sólo permite aplicar un tipo de IVA reducido a los productos acabados, susceptibles de ser utilizados directamente por el consumidor final, y excluye los productos que pueden emplearse para la obtención de medicamentos.

Además, sostiene que la Directiva IVA no permite la aplicación de un tipo de IVA reducido a los "productos sanitarios, material, equipos o instrumental que, objetivamente considerados, solamente puedan utilizarse para prevenir, diagnosticar, tratar, aliviar o curar enfermedades o dolencias del hombre o de los animales" como hace España.

Según el comunicado, el Tribunal admite que el concepto de producto farmacéutico es más amplio que el de medicamento, pero desestima la alegación formulada por España de que este concepto puede englobar todo producto, material, equipo o instrumental médico de uso general. A este respecto, el Tribunal de Justicia destaca que la finalidad de la aplicación de los tipos de IVA reducido es, en particular, disminuir el coste para el consumidor final de determinados bienes esenciales.

Ahora bien, el coste de los productos, instrumental y material y de los equipos médicos y veterinarios rara vez será soportado directamente por el consumidor final, "dado que estos artículos son principalmente utilizados por profesionales de la sanidad para la prestación de servicios que, por su parte, pueden quedar exentos del IVA", argumenta la sentencia.

También sostiene que la aplicación de un tipo de IVA reducido a los aparatos y complementos utilizados para aliviar las deficiencias físicas de los animales es contraria a la Directiva IVA.

Por último, el Tribunal de Justicia afirma que no puede aplicarse un tipo de IVA reducido sobre los aparatos y complementos esencial o principalmente utilizados para suplir las deficiencias del hombre, pero que no se destinan al uso personal y exclusivo de los discapacitados.