Está usted en: Noticias -> Actualidad

Los robots se podrán controlar en el futuro por medio de un sistema cerebral que beneficiará a personas con lesión medular

Interfaz cerebral para controlar robots

Estamos hablando mucho de robots en los últimos tiempos. Robots que nos limpiarán la casa, robots que ayudarán en hospitales, robots que lucharán en guerras, robots que jugarán al ping pong…, hay robots pensados para absolutamente todo. En esta ocasión nos encontramos con la presentación de una interfaz cerebral que permite, como se ha podido ver, tomar el control directo sobre un robot humanoide.

El invento viene de la mano del CRNS-AIST Joint Robotics Laboratory, que están trabajando en distintas formas de controlar a los robots mediante el pensamiento, sin la necesidad de usar nada más. “Básicamente queríamos crear dispositivos que permitan a las personas sentirse con cuerpo, en el cuerpo de un robot humanoide. Para hacerlo estamos intentando desarrollar técnicas de Brain Computer Interfaces (BCI), interfaces de computación cerebral, para poder leer los pensamientos de las personas e intentar ver cómo de lejos podemos ir interpretando estas señales de onda cerebral para transformarlas en acciones realizadas por un robot”.

La interfaz usa símbolos brillantes para controlar los movimientos del robot y la forma en la que interacciona con el entorno que se encuentra a su alrededor. “Básicamente lo que ves es cómo con un patrón, llamado SSVEP, lo que representa la habilidad de asociar cosas parpadeantes con acciones, asocia acciones con objetos y después lleva este objeto a la atención del usuario, que centra su intención sobre él para inducir acciones que le gustaría que hiciera el robot”.

En la demostración se puede ver cómo “está usando un gorro con electrodos unidos, y a partir de ahí leemos actividades eléctricas del cerebro que se transfieren al PC. A continuación hay una unidad de procesado de señal que clasifica lo que el usuario está pensando, pudiéndose ver iconos que se asocian a tareas. También se puede reconocer un objeto que está parpadeando automáticamente, y con diferentes frecuencias podemos reconocer en qué frecuencia está centrado el usuario, para seleccionar el objeto e instruir al robot con la tarea a realizar”.

“Las aplicaciones de este sistema están dirigidos a tetrapléjicos y parapléjicos para que usen esta tecnología con el objetivo de moverse usando el robot. En una situación aplicada, un paciente parapléjico en Roma podrá pilotar un robot humanoide para visitar Japón sin moverse”. El sistema puede ser muy interesante, y aunque todavía está en desarrollo, se perfila como un importante avance dentro del sector, algo que sin duda podría servir para, en el futuro, cambiar las vidas de muchas personas.