Está usted en: Noticias -> Actualidad

E información "veraz" de los espacios

Los colectivos de discapacidad piden servicios de turismo adaptado

Los colectivos de personas con discapacidad demandan la existencia de servicios específicos en materia de turismo adaptado, ante la ausencia de empresas especializadas en Galicia que oferten paquetes colectivos o individuales para este público.

Asociaciones como Amizade, de Pontevedra, instan a los establecimientos hoteleros a transmitir "información útil, veraz y fiable" de sus instalaciones a través de sus páginas web o catálogos de promoción, para facilitar la elección de los usuarios.

Al margen de iniciativas como Equalitas Vitae, de La Rioja, o la Red Española de Turismo Accesible-Red Estable, de Madrid, entidades como la Confederación Galega de Persoas con Discapacidade (Cogami), opinan que "sería necesario" que surgiese una propuesta de negocio similar en Galicia, según sugiere su presidente, Anxo Queiruga. El responsable de la Asociación Amizade de la comarca de Pontevedra, Paulo Fontán, alude a informes según los cuales "las personas con discapacidad se fían de la experiencia de otros discapacitados" cuando viajan y se alojan.

Fontán expone que, en muchos establecimientos "la información es escasa y confusa", tanto a través de los datos que presentan en Internet como por vía telefónica. "Te dicen que el alojamiento está bien y cuando se llega allí no es así, e incluso hay hoteles con sello de excelencia turística que no están bien adaptados", expone.

Para el presidente de Amizade, hay empresarios hoteleros "que no acaban de asumir lo que supone contar con espacios adaptados y bien comunicados", con fotografías que muestren cómo son las habitaciones, los baños y otros espacios comunes.

La asociación Amencer-Aspace, de atención a la parálisis cerebral y discapacidades afines, coincide en lo "complicado" que resulta, para estas personas, disponer de alojamientos que no solo estén adaptados en la parte privada de las habitaciones o los baños, sino también en áreas comunes como cafeterías, jardines o salones sociales. Cuando el grado de discapacidad supera el 50% y llega incluso al 70%, dependen de la compañía de cuidadores y de la disponibilidad de medios técnicos, como grúas especiales.

MÁS CARO

En este sentido, tanto Anxo Queiruga como Paulo Fontán coinciden en que a los discapacitados les resulta más caro plantearse unas vacaciones, puesto que "salvo raras excepciones, únicamente los hoteles a partir de cuatro estrellas tienen sus instalaciones adaptadas con ciertas garantías", explica el presidente de Cogami. Su homólogo de Amizade añade que "son muy pocos los albergues bien equipados", por lo que se trata de un segmento de clientela que se plantea tarifas de alojamiento a partir de un cierto nivel económico.

Además de las personas con movilidad reducida, Fontán también destaca que los discapacitados visuales y auditivos pueden requerir la compañía de guías o intérpretes de lengua de signos, con lo que "en vez de una, van dos personas". Por otra parte, se encuentran con que, a la dificultad de contratar un alojamiento que se ajuste a sus necesidades, pueden fallar otros servicios turísticos complementarios: "Si hay una visita en catamarán a las islas Cíes igual no puedes ir, o a una visita guiada por una bodega que no sea accesible, tampoco", cita Fontán a modo de ejemplo.

AVANCES

No obstante, Anxo Queiruga aplaude la existencia de iniciativas puntuales que favorecen la accesibilidad de las personas discapacitadas a actividades de ocio estival, o a lugares de descanso asequibles a su condición. Es el caso de los paquetes de turismo accesible que ofrece la Mancomunidad Arousa-Norte para personas con discapacidad visual, o el proyecto Pousadas do Salnés, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, cuya dotación alcanza los 10 millones de euros.

La ruta sensitiva del mejillón o el bautismo de buceo son las opciones que propone Arousa-Norte: la primera incluye alojamiento en casas rurales, menús degustación en restaurantes, visitas al Parque Natural de Corrubedo, al Centro Arqueológico del Barbanza y al mirador del monte de A Curota, con paneles en braille, e itinerarios marítimos a las bateas fondeadas en la ría de Arousa comentados por los patrones de las embarcaciones; la segunda opción varía en que los usuarios se zambullen en el agua para experimentar la sensación de ingravidez.

Cogami es una de las entidades que colaboró con la Diputación de Pontevedra en la puesta en marcha del proyecto Pousadas do Salnés para crear cuatro establecimientos hoteleros -en Meis, Ribadumia, Meaño y O Grove- de cuatro estrellas con más de 100 habitaciones dobles totalmente adaptadas a la normativa universal de accesibilidad. La oferta de alojamiento se complementa con 50 kilómetros de rutas de senderismo accesibles y la recuperación de excavaciones arqueológicas en los castros de A Lanzada y O Castro.

Las obras en los edificios de A Lanzada, en O Grove, y Ribadumia están prácticamente terminadas, mientras que los de Meaño y Armenteira, en Meis, están construidos al 50%, según el organismo provincial, que prevé ponerlos en funcionamiento el próximo año.