Está usted en: Noticias -> Actualidad

Un estudio mide las dificultades de movilidad en calles, autobuses y edificios

Granada aprueba con nota en el ranking nacional de accesibilidad

'Aceptable' y 'muy bien' son las calificaciones que ha obtenido Granada tras ser evaluado el nivel de adaptación del transporte y las infraestructuras de la ciudad a personas en silla de ruedas. El examen realizado por la revista Eroski Consumer en 18 capitales españolas, cinco de ellas de provincias andaluzas, deja en muy buena posición a Granada. Con una nota media de 'bien' supera la media de 'aceptable' en el territorio nacional, tan solo aventajada por Pamplona y San Sebastián.

El examen consistió en tres visitas de prueba, para cuya realización un técnico de la revista contó con la ayuda de una persona con movilidad reducida y miembros de la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (ASPAYM). En primer lugar se realizó un recorrido desde la plaza del Carmen hasta la calle Poeta Manuel de Góngora. Después, se tomó la línea de autobús número 11 y, por último, se visitó el centro deportivo municipal con piscina Complejo Deportivo Nuñez Blanca.

Durante el paseo, el principal inconveniente fue la irregularidad y el desnivel del pavimento, pero en general la acera resultó libre de obstáculos, excepto por las alcantarillas y rejillas de ventilación, y se encontraron muchos pasos para peatones correctamente señalizados y de fácil tránsito.

Al llegar a la parada de autobús la amplitud y el buen estado del enlosado, junto con el preciso funcionamiento de la plataforma elevadora, permitieron que se pudiera subir al vehículo sin problemas. Además el autobús llevaba la requerida señal de adaptación y en el interior los cinturones de seguridad. Lo único que presentó cierta dificultad fue la máquina canceladora de billetes, que se encontraba en un extremo del vehículo y que hacía imposible que la persona discapacitada pudiese pagar sin la ayuda de otro viajero.

Ya en el complejo deportivo el desnivel en la entrada, salvado por una adecuada rampa, y las carencias de sistemas de accesibilidad en el agua impidieron que la prueba en la piscina no obtuvieran una nota superior al 'muy bien', informa "Granada hoy".

En España, 3.847.900 personas padecen alguna minusvalía, lo que supone un 8,5% de la población total. El primer tipo de discapacidad entre las personas de seis y más años residentes en los hogares españoles tiene que ver con la movilidad, que afecta al 6% de la población.

La obligación de las ciudades de ser accesibles en sus edificios e infraestructuras y en el plano de movilidad urbana se convierte cada vez más en una inversión necesaria. Actuaciones como nivelar las zonas peatonales, vigilar que el pavimento se encuentre en buen estado o que cada edificio cuente con una rampa para personas de movilidad reducidad llevan a conseguir una ciudad accesible a todos.