Está usted en: Noticias -> Actualidad

Desarrollado con materiales de alta tecnología, podría evitar cirugías prematuras de sustitución

Prótesis de cadera con vida útil larga y menores riesgos

Los implantes de prótesis de cadera son muy frecuentes. Sólo en Alemania, cada año los cirujanos implantan alrededor de 200.000 articulaciones artificiales de cadera. Por regla general, las prótesis necesitan ser reemplazadas unos diez años después. En el futuro, un nuevo implante, que en estos momentos está siendo desarrollado empleando materiales de alta tecnología, podría ayudar a evitar cirugías prematuras de sustitución o remodelación.

Gracias a las prótesis de cadera, las personas con daños irreparables en articulaciones de cadera han podido mantenerse activas y libres de dolor en estos últimos 50 años. Pero, a pesar de la experiencia acumulada, algunas de estas prótesis de cadera no funcionan al cien por cien del modo en que se esperaba que lo hiciesen. En particular, las prótesis de metal sobre metal requieren una colocación muy precisa en la operación quirúrgica, y aquellas que no son posicionadas con una precisión óptima suelen ser susceptibles a fallar prematuramente.

Un sector de la comunidad médica está incluso abogando por limitar o hasta prohibir el empleo de las articulaciones artificiales hechas de aleaciones de cromo y cobalto en las que las bolas de metal de las articulaciones rozan contra sus cavidades metálicas cada vez que el portador camina. Las articulaciones mal diseñadas o incorrectamente colocadas en los implantes metálicos de esa clase pueden conducir a tasas de desgaste más altas, y esto a su vez puede conducir a la liberación de elevados niveles de iones de cromo y cobalto que se dispersan por el cuerpo a través del torrente sanguíneo, pudiendo dañar a diferentes órganos así como desencadenar inflamaciones. Esos y otros iones metálicos son también sospechosos de ser carcinógenos. Pese a todo, como estas prótesis de cadera son tan robustas, hasta la fecha se han implantado con frecuencia en pacientes jóvenes y activos.

Un equipo internacional que incluye a investigadores en el Instituto Fraunhofer de Ingeniería de Producción y Automatización (IPA) en Stuttgart, Alemania, ha desarrollado ahora un nuevo tipo de implante de cadera que, a diferencia de sus homólogos convencionales disponibles hoy en el mercado, se basa en un diseño sin metales y con una elasticidad similar a la del hueso. Éste es el resultado de una estructura compuesta, que no necesita metales gracias a su alta tecnología. La cavidad está hecha de fibra de carbono reforzada, con una estructura compuesta en la que destaca un polímero biocompatible, resistente al desgaste, y de alta tecnología. Para la cabeza femoral, se utilizó cerámica. Además de esto, una cubierta de hidroxilapatita en la frontera con el hueso ayuda a asegurar que el tejido óseo se fusione plenamente con la estructura superficial del implante.

El equipo de la ingeniera Jasmin Hipp ha verificado la buena resistencia al desgaste en las pruebas iniciales de la nueva prótesis de cadera, empleando para ello un robot que simuló movimientos de varios tipos, como los de caminar, o los de subir y bajar por escaleras. En los experimentos se utilizó un prototipo del implante.

En el desarrollo de esta prótesis han colaborado también las empresas Aurora Medical, Medicoat, Hunt Developments, Ala Ortho, CeramTec, Invibio, Biomatech, la Universidad de Gotemburgo en Suecia y la de Southampton en el Reino Unido.