Está usted en: Noticias -> Actualidad

Nuevo Espacio de Cultura Científica de la Universidad de Salamanca

Una visión «digna y honesta» de la polio

La cultura, a través del objetivo del fotógrafo Bernat Millet, y la ciencia, con las investigaciones realizadas en la historia de la poliomielitis (enfermedad de origen vírico causada por el poliovirus, que afecta a los nervios y puede ocasionar una parálisis total o parcial) por el profesor de la Universidad de Salamanca (USAL) Juan Antonio Rodríguez, a través de proyectos de I+D concedidos por el extinguido Ministerio de Ciencia e Innovación, han dado como resultado la muestra titulada «Memorias heridas, cuerpos rebelados: itinerarios contra el olvido. Poliomielitis y síndrome post-polio en la Península Ibérica» con la que la institución académica salmantina ha inaugurado su Espacio de Cultura Científica.

Esta iniciativa es un proyecto dirigido a que la labor de los investigadores de la USAL se pueda divulgar. «Es una función lógica que el dinero que la sociedad invierte en investigación revierta en ella a través de dar a conocer cuáles son nuestros resultados y no publicarlos solamente en revistas científicas», asevera el profesor.

Saber más

Fue a partir de un encuentro sobre esta dolencia celebrado en la capital salmantina, al que acudió Millet acompañado de su madre que padece esta patología, donde surgió la idea de promover la muestra, confiesa Rodríguez, para que, «a través de esas fotos tan impactantes y, al mismo tiempo tan dignas y tan honestas, la gente pudiera saber más sobre la poliomielitis y síndrome post-polio». Las fotografías de cuerpos desnudos, que podrán contemplarse en la Hospedería Fonseca hasta el próximo 8 de julio, permiten, en palabras de Millet, acercarse a la enfermedad, «que siempre ha sido muy escondida en España» y conocerla. «Mi cámara, subraya el artista, ha sido sólo la pieza para destapar las secuelas» de esa patología, pero los afectados «han conseguido afrontar sus miedos y mostrarse a la sociedad para decir que están vivas y que están sufriendo aún las consecuencias de la post-polio».

Las imágenes «enseñan las cicatrices, esos itinerarios por el cuerpo como dice el título de la muestra, ese mapa que vas viendo del dolor que han sufrido a través de las múltiples operaciones que les hicieron en su juventud».

Millet confiesa que convencer a las personas que captó con su cámara —lo logró con 27 de las 150 que llamó— fue «un trabajo psicológico, más que nada, mucha paciencia y quitar los miedos, aunque tener a mi madre con poliomielitis me abrió una puerta, sin la cual no hubiera podido hacer el trabajo».

No obstante, después, esos enfermos le han dado «las gracias» por «haber roto muchas barreras en el sentido de que ahora se sienten más libres con sus cuerpos y menos miedos. Antes se tapaban cuando iban a la playa y ahora se están liberando mucho más». Junto a las fotografías de gran tamaño que pueden contemplarse en la muestra aparecen una serie de paneles informativos, como el titulado «La poliomielitis en España: iguales pero diferentes», en el que se pone de manifiesto que en España existen más de 42.000 personas con secuelas derivadas de la poliomielitis, que tuvo carácter epidémico en la década de los cincuenta del siglo XX y duró hasta 1988.

También se recuerda que en nuestro país, la vacunación contra la polio «no fue masiva y gratuita hasta 1963 y, pese al éxito de la primera campaña, la incidencia de la infección fue la más alta del área mediterránea hasta la implantación del calendario vacunal infantil en 1975».

O que «la aparición de la discapacidad en una edad muy temprana condicionó, según el grado de afectación, las posibilidades educativas, laborales y el acceso a los entornos de relación social».

Del mismo modo, la muestra recoge que la poliomielitis es «una enfermedad que, al igual que lo fue la viruela, puede ser erradicada mediante la vacunación». Así lo entendió la Organización Mundial de la Salud al fijar, en 1988, su desaparición como objetivo mundial para el año 2000. «La fecha para su consecución ha sido permanentemente postergada, pese a lo cual se han emitido certificados regionales de erradicación, concretamente el 21 de junio de 2002 se obtuvo el de la Región Europea».

Asimismo, se pone de manifiesto que aunque podrían existir en España «más de 36.000 personas con síndrome post-polio, la sociedad, e incluso algunos profesionales, se resisten a asumir que una enfermedad que se creía erradicada siga planteando problemas de salud».

Amplio programa

La muestra es la primera de las actividades de un amplio programa, bajo el título genérico «Erradicar, olvidar, negar. Reflexiones sobre la poliomielitis y el síndrome post-polio», con la que se conmemora el décimo aniversario de obtención del certificado de erradicación de la poliomielitis en la Región Europea.

También es la muestra que ha abierto el nuevo Espacio de Cultura Científica de la USAL, un proyecto financiado por el Ministerio de Educación en el marco del Programa Campus de Excelencia Internacional, cuya función es la de contribuir a la transmisión, difusión y valoración de la ciencia, la técnica y la cultura producidas en el seno de la Universidad de Salamanca.