Está usted en: Noticias -> Actualidad

Apuesta por la educación inclusiva

Rusia apuesta por las escuelas sin barreras

El Ministro de Educación de Rusia promete que, hacia 2015, unas diez mil escuelas estarán dispuestas a acoger a niños con deficiencias de salud o discapacidad. Para la creación de un medio pedagógico accesible es necesario resolver muchos problemas técnicos: equipar las escuelas con ascensores, abastecerlas con material pedagógico especial, preparar a los pedagogos y mejorar el clima psicológico.

La educación inclusiva, que une a niños con y sin discapacidad, es bastante nueva en Rusia. Entre los años 2008 a 2010, los pioneros en este tipo de enseñanza conjunta fueron las escuelas de Moscú, Petersburgo, Arjánguelsk y de Petrozavodsk, en el Norte de Rusia, de Samara, de la región del Volga, y de Tomsk, en Siberia.

“Antes, los niños con problemas de salud estudiaban exclusivamente en escuelas especializadas, señala la miembro de la Cámara Pública, Liubov Dujanina. Ahora, en la gente existe el deseo de organizar todo un sistema de relaciones en que prime el respeto mutuo, de aceptar a la persona que sea así como es” .

De momento existen condiciones para la enseñanza inclusiva en trescientas escuelas. Esto es a todas luces poco para dos millones de niños de posibilidades limitadas, con parálisis cerebral, autismo, de vista débil o con otras discapacidades. Para fines de años, la cantidad de escuelas “sin barreras” llegará a las setecientos cincuenta. Pero, para socializar de veras a tales niños es necesario desplegar una vasta labor, explicaba Liubov Dujanina:

—Una buena atmósfera psicológica en la escuela será el éxito de la enseñanza inclusiva, la ausencia de espíritu agresivo, y por cierto que una dinámica exitosa de desarrollo de todo niño.

Sin embargo, no es tan fácil crear un medio psicológico confortable en las escuelas para la educación inclusiva. Exige la superación de estereotipos sociales, considera Svetlana Aliojina, experta en enseñanza inclusiva:

"Nosotros somos rehenes de nuestra educación. Cambiar la concepción propia del mundo es una tarea enorme y compleja para muchas personas. Pero, es necesario hablar del movimiento positivo que se observa, porque en ello trabajan organizaciones sociales y asociaciones de padres".

Pero, esta es solo la parte moral del asunto, pues existe otra, la técnica. Y esta exige de un vasto trabajo. Las escuelas de educación inclusiva necesitan de manuales diversos. Además, en ellas escasean los especialistas para el trabajo con niños discapacitados.

Los expertos señalan que, son necesarios profesionales adicionales, logopedas, médicos. “En Moscú, en distintos centros superiores está en marcha la preparación y la recapacitación de pedagogos, explica Elena Samsonova del Centro de desarrollo de recursos de la enseñanza inclusiva. Debe ser organizada también la preparación psicológica”.

Una parte de los niños minusválidos estudian en casa, pero esto no resuelve los problemas de la socialización. Sin embargo, para estudiar junto con los escolares sanos, el niño con problemas de desarrollo se ve obligado a veces a superar difíciles barreras técnicas. En Rusia abundan las viejas escuelas sin ascensores ni rampas, y el niño con problemas en su sistema de sostén y locomoción no puede simplemente llegar hasta el aula. Estos problemas se resuelven ahora. Hace un año se puso en marcha el programa estatal “Medio accesible”, que incluye la adaptación de las escuelas en construcción. Este año, en ciento diez escuelas de Moscú han sido instalados ascensores especiales.

La escuela “sin barreras” enseñará a muchos, no solo a los niños minusválidos, indican muchos especialistas. La enseñanza conjunta de niños sanos y enfermos es una buena lección de tolerancia. Los niños corrientes se tornan, en tal ambiente, más atentos y cuidadosos. Y aprenden de los niños discapacitados el coraje y el estoicismo.