Está usted en: Noticias -> Actualidad

Ottobock apoya al Zoo de Aventura de Hanóver

De safari en silla de ruedas

Vía libre en el Zoo de Aventura: la empresa de técnica médica Ottobock ha regalado diez sillas de ruedas nuevas al zoo de Hanóver para ponerlas gratuitamente a disposición de los visitantes. Erna Bönig, de 99 años, realizó la primera marcha de prueba en el zoo acompañada de su hija, su nieta y su bisnieto Maximilian. El recorrido bajaba por una larga rampa que conducía al mundo submarino de Canadá, donde ya les esperaban los dos osos polares Arktos y Nanuq.

"Las sillas de ruedas de Ottobock están disponibles los 365 días del año y gozan de gran aceptación entre los visitantes", afirmaba Frank Werner, director del zoológico, durante la entrega en la región temática de Yukon Bay. Este paisaje salvaje con osos polares, focas y pingüinos es una de las mayores atracciones del zoo, al cual acuden más de 1,6 millones de visitantes cada año.

"El alquiler gratuito de sillas de ruedas es una estupenda oferta de servicio para personas con movilidad limitada que apoyamos con mucha satisfacción", aseguraba Karsten Ley, director corporativo de comunicación de Ottobock. Incluso visitantes mayores y personas con discapacidad para caminar podrán explorar con las sillas de ruedas las 22 hectáreas de terreno que incluye siete regiones temáticas y donde viven más de 3.000 animales.

La empresa Ottobock tiene su sede central en la ciudad de Duderstadt (al sur de la Baja Sajonia) y produce en Königsee (Thuringia) una amplia gama de sillas de ruedas de accionamiento manual y eléctrico adaptadas a las necesidades de cada usuario. Las sillas de ruedas manuales de la gama "Start" son especialmente robustas, fáciles de manejar y, por tanto, adecuadas incluso para usuarios inexpertos.

Para su uso en el Zoo de Aventura de Hanóver han sido fabricadas en una edición especial con el chasis de color amarillo plátano y figuras de animales de adorno sobre las piezas laterales y los radios. Del diseño se encargaron el diseñador Philipp Creutz y Jan Skola, los cuales disfrutaron mucho con esta inusual tarea.