Está usted en: Noticias -> Actualidad

El retraso en las subvenciones y los recortes ahogan al sector

Copago en las asociaciones por falta de recursos

La Asociación Española de Esclerosis Múltiple de Ciudad Real (AEDEM-CR), al igual que el resto de las asociaciones de carácter sanitario de la región, está pasando por una difícil situación económica al no haber recibido el pago de las subvenciones de 2011 de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El presidente de AEDEM-CR, José Luis Poyatos, explicó que este hecho está afectando notablemente a la asociación, ya que la mayor parte de sus recursos proceden de las ayudas regionales.

En este sentido indicó que este año sólo han recibido las ayudas del Ayuntamiento de Ciudad Real y de la Diputación Provincial, muy importantes para ellos, pero significativamente menos cuantitativas que las concertadas con la Junta.

Ante esta escasez de recursos económicos, la asociación se ha visto obligada a introducir el copago en los tratamientos y asistencias que ofrecen a los pacientes. “Es una cantidad módica, pero nos permite seguir prestando los distintos servicios de la asociación”, explicó Poyatos. Asimismo, añadió que por suerte la asociación contaba con un remanente que le ha permitido seguir ofreciendo sus servicios con normalidad.

En AEDEM-CR los servicios de rehabilitación, principalmente atención fisioterápica, son los más demandados por los pacientes, y este año se ha hecho con los servicios de un psicólogo a tiempo parcial para atender a una demanda también muy solicitada por los afectados de esclerosis múltiple.

Otra importante fuente de ingreso de recursos para la asociación es la organización de actividades tales como un concierto ya emblemático en Alcázar de San Juan con la Orquesta Municipal, actuaciones en el Teatro Quijano de Ciudad Real y las marchas y bocadillos solidarios de Puertollano.

Según los datos de la Federación Española de Lucha contra la Esclerosis Múltiple, alrededor de 40.000 personas padecen Esclerosis Múltiple en nuestro país, y de ellos, alrededor de 2.000 viven en Castilla-La Mancha.