Está usted en: Noticias -> Actualidad

Puede ser útil para las personas con discapacidad

Un robot militar capaz de todo

Con el lanzamiento de Warrior (Guerrero), un robot con grandes ruedas y un potente brazo mecánico, los robots militares se hacen notablemente más grandes y más adaptables. El robot se mueve mediante una cinta oruga, igual que los tanques. Puede subir escaleras, sortear terrenos complicados y llevar a cabo tareas que van desde lo más delicado (abrir puertas de coches) hasta lo más destructivo (destrozar ventanas de coches) con su brazo mecánico de 2 metros de longitud.

Warrior es el último invento de iRobot, la empresa de Bedford, Massachusetts (EE.UU.) más conocida por su aspirador robótico Roomba y por su línea de PackBots con control remoto que usan las fuerzas de combate de Estados Unidos para desactivar aparatos explosivos improvisados y llevar a cabo otras tareas peligrosas. Este nuevo robot se puede armar: en una prueba lanzó un cohete que atrae explosivos para despejar el paso de minas u otros obstáculos (ver vídeo).

Warrior, que pesa unos 205 kilos incluyendo el brazo mecánico, es más de 5 veces más pesado y mucho más grande y fuerte que un PackBot. Eso significa que Warrior puede tener usos mucho más diversos, según Tim Trainer, vicepresidente de operaciones para robots gubernamentales e industriales en iRobot. “Los robots pequeños tienes que optimizarlos para misiones concretas. Con Warrior proporcionamos una mayor flexibilidad”.

Packbot está diseñado para llevarse como una mochila. Warrior es demasiado grande para eso puesto que mide un poco menos de un metro de ancho y medio metro de alto con el brazo plegado. El motor eléctrico da al robot una velocidad punta de 12,9 kilómetros por hora y la potencia suficiente como para arrastrar un coche grande. Las orugas y “aletas” del robot le permiten pasar por encima de obstáculos de hasta un metro de alto y pararse y alcanzar objetos que estén a 3,5 metros del suelo. El brazo puede levantar pesos de hasta 68 kilos.

Dos prototipos de este robot, con el hardware sin refinar del todo, se enviaron para explorar los edificios dañados de la planta nuclear de Fukushima Daiichi el año pasado después del accidente. A lo largo de los últimos años se han visto varios prototipos del Warrior en las ferias pero solo ahora, después de pruebas exhaustivas, se ha terminado el diseño. El Warrior ya está preparado para producirse en serie y ya se puede encargar, según iRobot, aunque la empresa aún no ha anunciado ningún pedido importante.

Warrior se controla usando el software de iRobot Aware 2 y -al igual que para los demás robots terrestres de la empresa- se opera a distancia usando un mando de la Xbox. Quien lo maneja ve la situación desde hasta 6 cámaras distintas colocadas en el chasis, brazo y pinza del robot.

Trainer explica que Warrior se puede usar para cualquier cosa, desde la búsqueda y el rescate -para levantar escombros, por ejemplo- hasta para maniobras más delicadas, como abrir la puerta de un coche para investigar un paquete sospechoso. También se pondrán a disposición de los compradores otros accesorios, como equipos de rayos X, o equipos contra incendios.

Los trabajadores de la planta Fukushima Daiichi no contaban con un equipo especial, pero aún así pudieron usar el robot para limpiar salas contaminadas de radiación para que fueran seguras para los humanos, afirma Trainer. “Incorporaron una aspiradora con cinta adhesiva al brazo para aspirar el polvo radioactivo”.