Está usted en: Noticias -> Actualidad

El objetivo es que las personas con discapacidad reciban preparación para saltar al mercado laboral ordinario

Un decreto modificará las condiciones de los centros especiales de empleo

La secretaria de Estado de Empleo, María Luz Rodríguez, ha anunciado que el Gobierno va a aprobar un decreto para "modernizar" la relación laboral de las personas con discapacidad que trabajan en los Centros Especiales de Empleo (CEE). Estos centros se han quejado del ahogo económico que vienen sufriendo por las demoras, de ocho a 24 meses, de las subvenciones que reciben de las Comunidades Autónomas.

Los CEE perciben estas ayudas porque emplean a personas discapacitadas, que tienen muchas dificultades para encontrar un trabajo en el mercado laboral ordinario, informa "El País".

En la inauguración de la Jornada de Emprendimiento y Autoempleo de las personas con discapacidad, un encuentro organizado por ATRADE con la colaboración del CERMI y Fundación ONCE, Rodríguez ha señalado que el nuevo decreto obligará a los Centros Especiales de Empleo a acordar con sus trabajadores un programa personal de desarrollo laboral de tal forma que reciban la preparación suficiente para que puedan obtener un trabajo en empresas normales. Se trataría de recibir orientación para encauzar un nuevo empleo o bien montar una empresa propia teniendo en cuenta sus capacidades y su experiencia profesional. Así pues, medidas de acompañamiento, formación y tutoría laboral, explican en la secretaría de Empleo.

Para pasar a empresas ordinarias, los trabajadores podrán, según dijo Rodríguez, tener derecho a excedencias por movilidad laboral en el centro especial de empleo siempre que cumplan unos requisitos. Para conseguir una excedencia tendrán que haber trabajado en un CEE como mínimo un año y no haber sido despedidos. Si el nuevo contrato es indefinido no podrán pasar más de 10 días desde la baja voluntaria en el centro especial de empleo hasta darse de alta en el nuevo puesto; y si el contrato que tenían en el CEE era indefinido la excedencia no podrá ser superior a dos años; en el caso de que el contrato en vigor sea temporal, la excedencia se prolongará hasta la extinción de dicho contrato. La secretaria de Empleo entiende que todo ello contribuirá a "apuntalar y hacer más fuerte" la labor de los Centros Especiales de Empleo.

La difícil situación por la que atraviesan estos centros, según ha denunciado el colectivo podría abocar al cierre a algunos de ellos y estarían afectados por las demoras en los pagos alrededor de 10.000 personas, solo entre los que presentan discapacidad intelectual. Pero el colectivo es mayor. De enero a agosto, ha dicho Rodríguez, se han incorporado unos 42.000 contratos nuevos para personas con discapacidad, 27.773 en centros especiales de empleo, un 11,2% más que en el mismo periodo del año anterior.

La contratación de personas con discapacidad es más dinámica que la que opera en la población general y se recupera mejor en el contexto de crisis. El 24,5% de los contratos que se efectúan son indefinidos, pero hay una tremenda diferencia por sexos. Entre los indefinidos, el 60,7% fueron para los hombres y el 39,3% para las mujeres.

Unas 800 personas han emprendido un proyecto propio una vez cesado su contrato en otras empresas.