Está usted en: Noticias -> Actualidad

Entrevista al director de la Organización Nacional de Trasplantes

Dr. Matesanz: "En el futuro fabricaremos órganos a la carta"

La misión fundamental de la ONT es facilitar la donación y el trasplante de órganos, tejidos y células. Para ello, es necesario llegar a todo el mundo y desarrollar toda una actividad multidisciplinar en la que las nuevas tecnologías juegan un papel cada día más importante.  
 

La Organización Nacional de Trasplantes, Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2010. Es el reconocimiento internacional a un modelo único en el mundo.

La labor que realiza la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) nos llena de satisfacción, sobre todo porque sirve para salvar vidas. Es una labor apasionante para todos los profesionales que hacen posible que España sea un ejemplo mundial de buenas prácticas en esta especialidad de la medicina.

El número total de donaciones y de trasplantes descendió en España el pasado año. Se registraron 1.502 donaciones que permitieron realizar 3.773 trasplantes.

España sigue teniendo las cifras de donación más altas del mundo, muy por encima de la Unión Europea o Estados Unidos. Es el decimonoveno año consecutivo que nuestro país ocupa el primer puesto en este particular ranking de la solidaridad.

Se entrecruzan sensaciones muy positivas y ciertas incertidumbres. Hubo menos donaciones porque, afortunadamente, en 2010 descendió considerablemente el número de accidentes mortales en la carretera. Sin duda, este es el motivo que explica esa baja el número global de donantes.

España tiene una tasa de 32 donantes por millón de habitantes. ¿Queda lejos el objetivo marcado en el “Plan 40”?

Establecimos el “Plan donación 40” hace ya tres años. Con las cifras de entonces, en 2010 ya habríamos alcanzado los 40 donantes por millón de habitantes. A veces los escenarios no son los planificados, pero la adopción de medidas para buscar nuevos donantes ha dado resultados positivos y, por eso, España es un referente mundial.

Como contrapunto, han aumentado las donaciones de personas fallecidas en parada cardiorrespiratoria y también los trasplantes procedentes de donantes vivos.

Las donaciones de vivo se están potenciando de manera notable. Hace diez años, sólo un uno o dos por ciento de las donaciones de riñón procedían de un donante vivo, de algún familiar. En la actualidad, este tipo de donaciones alcanza ya el once por ciento. El objetivo es conseguir, en pocos años, que la cuarta parte de los trasplantes de riñón procedan de donantes vivos.

Hoy día sabemos que la mejor solución que podemos ofrecer a una persona con insuficiencia renal, sobre todo en personas jóvenes, es un trasplante de riñón de donante vivo. Ofrece más garantías de éxito y mayor calidad de vida.

Pese al liderazgo español, 5.500 personas en España siguen pendientes de una llamada de teléfono que les avise de que hay un órgano disponible. La mayoría de ellos, 4.552 pacientes esperan un riñón para trasplante.

Se genera lista de espera porque en España los trasplantes funcionan bien y, por tanto, se amplía la lista de pacientes que son objetivo de un trasplante con garantía de éxito. Hace dos décadas, una persona de cincuenta años era considerada mayor para recibir un trasplante. Hoy día, se realizan transplantes de riñón, hígado o corazón a pacientes de ochenta años.

Por eso aumenta la lista de espera y siempre estamos por detrás de las necesidades reales. Es importante recordar a la población la necesidad de donar órganos, de realizar ese gesto supremo de solidaridad.
 

En esa búsqueda de nuevos donantes, también la población inmigrante comienza a apuntarse a la donación. El pasado año, 139 personas no nacidas en España donaron sus órganos (9,3 por ciento del total).

La integración a la red de donaciones de personas nacidas fuera de España es ya una realidad y una gran satisfacción para todos nosotros. Las donaciones de órganos procedentes de inmigrantes se acercan al diez por ciento del total, más o menos el mismo porcentaje que representan en el conjunto de la población.

España puede dar muchas lecciones en el campo de las donaciones y trasplantes. Tenemos más donantes entre los inmigrantes que países como Francia o Gran Bretaña, en los que el fenómeno de la inmigración comenzó mucho antes que en España.


¿Las células madre permitirán fabricar órganos la carta?

Hay que valorar con prudencia todas las informaciones que aparecen casi a diario sobre este tema. Sin duda, se están sentando las bases de la medicina del futuro. El objetivo es conseguir órganos a la carta para los pacientes que necesiten un transplante. Puede parecer que hablamos de medicina de ciencia ficción, pero estoy convencido de que algún día será una realidad viable.

La Organización Nacional de Trasplantes trabaja con investigadores del Hospital Gregorio Marañón en la fabricación de corazones a la carta. Son avances científicos que se harán realidad a largo plazo, pero estoy convencido de que llegarán.