Está usted en: Noticias -> Actualidad

Cada año se registran entre 800 y 1000 nuevos lesionados

Las zambullidas causan el 5% de las lesiones medulares

En España cada año se producen entre 800 y 1.000 lesiones medulares. De ellas, entre el 4% y el 11% se deben a actividades deportivas o de ocio propias de la temporada estival. El 5% del total de atendidos por lesiones medulares lo fueron por zambullidas en piscinas o similares.

"Para evitar las lesiones medulares es importante evitar que los niños se tiren al agua de cabeza cerca del borde", explica Rubén, socorrista de una piscina de la Comunidad de Madrid en declaraciones a Radio Nacional.

Según apunta el socorrista "es más fácil controlar a los jóvenes en las piscinas que en otras zonas de baño". "Lo que es realmente peligroso es cuando se bañan en sitios no habilitados para ello como pueden ser algunos ríos, pantanos y lagos", explica Rubén.

Los traumatismos craneoencefálicos por zambullidas en zonas no adecuadas para el baño pueden tener graves consecuencias y ocasionar una discapacidad residual en el 50% de los casos. Como apunta Cruz Roja zambullirse de cabeza en lugares con fondo desconocido es la causa del 6% de las lesiones medulares en España y representa la tercera causa de invalidez permanente en los menores de 25 años.

También los casos de ahogamientos pueden ser un grave problema, ya que algunas de las personas que sobreviven padecen un daño cerebral permanente.

Según una estadística de Cruz Roja la mayoría de las personas que han sufrido algún accidente de este tipo entienden que las lesiones que sufrieron son puramente fortuitas, aunque el 25,5% atribuyen el percance a imprudencias o temeridades y un porcentaje algo menor, el 25,3% a descuidos o distracciones.

"Disfruta del agua y evita los riesgos"

El Ministerio de Sanidad y Política Social ha publicado la guía "Disfruta del agua evita los riegos" cuyo objetivo es proteger de los riesgos para la salud en el marco del plan estival 2011.

Está dirigida principalmente a menores y jóvenes a los que se intenta enseñar a prevenir las lesiones graves que suceden en medio acuático: ahogamientos, lesiones medulares por zambullidas y traumatismos craneoencefálicos y a disfrutar del agua adoptando una conducta segura.

La guía aconseja sobre una serie de medidas a tener en cuenta para evitar los peligros a la hora del baño, como no lanzarse al agua en zonas desconocidas, comprobar cuidadosamente la profundidad antes de sumergirse, evitar el buceo o saltar en aguas turbias donde pueden no ser visibles otros nadadores u objetos.

¿Qué hacer en caso de accidente?

La guía también da algunos consejos en caso de sufrir un accidente e indica qué hacer en cada caso. Ante la necesidad de traslado, hay que inmovilizar el cuello del herido, evitar mover la columna y avisar a un profesional para que acompañe al accidentado, evitando -dentro de lo posible- los vehículos particulares.

"Disfruta del agua y evita los riesgos" contiene algunos mensajes que recuerdan que hay que respetar las normas de seguridad y bañarse en zonas con socorristas, que se debe vigilar atentamente a los menores cuando están en el agua o jugando cerca de ella y que el ahogamiento se produce de forma rápida y silenciosa.

La guía lanzada por el Ministerio de Sanidad en colaboración con Cruz Roja alerta de que muchos ahogamientos se producen en el entorno familiar y que la mejor medida de seguridad en las piscinas privadas es un cercado que las aisle de la vivienda.

Además aconsejan vigilar constantemente a los menores durante todo el tiempo que dura el baño ya que el 77% de los niños ahogados fue perdido de vista solamente cinco minutos.