Está usted en: Noticias -> Actualidad

Estima que la ley languidece doce años después de su aprobación

CERMI exige revitalizar la Ley de Autonomía Personal y Dependencia

El CERMI ha reclamado al Gobierno, al Parlamento y a las Comunidades Autónomas que devuelvan a la vida a La Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia, que 12 años después de su entrada en vigor languidece, con gran frustración de las personas mayores y con discapacidad que necesitan de este dispositivo de protección social.

Transcurridos 12 años desde que comenzó a surtir efectos la Ley, el Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia que esta creó, lejos de estar consolidado y en progresión, aparece frágil y decaído, muy lejos de los objetivos de cobertura y satisfacción de necesidades sociales para el que se había programado en 2006.

Con casi un tercio del total de las personas con prestaciones reconocidas que no la reciben, el llamado “limbo de la dependencia”; recortes generalizados que se exacerbaron a partir del año 2012, con excusa de la crisis; un copago desbocado en muchos territorios; intensidades de protección muy bajas, casi simbólicas; nulo despliegue de prestaciones verdaderamente promotoras de la autonomía personal, como la asistencia personal, que carece siquiera de regulación de desarrollo; un sistema hiperburocratizado con retrasos y dilaciones intolerables en los trámites, son algunas de las deficiencias más acusadas de este dispositivo que requieren una respuesta política y presupuestaria urgente y de primer orden.

La protección contra la dependencia y la promoción de la autonomía personal en clave de derecho subjetivo y garantía de cobertura pública es una conquista social que no puede ser arrebatada de ningún modo, por lo que solo cabe un gran pacto político y social de auténtica revitalización de la Ley 39/2006.