Está usted en: Noticias -> Actualidad

Para la prevención de accidentes de tráfico

ASPAYM Galicia, en campaña con la DGT

La DGT y la Asociación de Personas con Lesión Medular y Grandes Discapacidades de Galicia (Aspaym) realizaron ayer una jornada de concienciación en el peaje de Vilar do Colo sobre el consumo de sustancias psicoactivas y la conducción. De los 200 test de alcoholemia que realizaron, todos dieron negativo, y de los 5 de drogas, 3 positivos.

El 25% de las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol. Aunque cada vez hay más concienciación sobre la responsabilidad que se debe tener al volante, todavía siguen siendo necesarias iniciativas que ayuden a prevenir el elevado número de accidentes que se suceden cada año –el 43% de los conductores fallecidos analizados por el Instituto Nacional de Toxicología tenían presencia en sangre de alcohol, drogas o psicofármacos–.

Con este objetivo, la Dirección General de Tráfico (DGT) inició el pasado lunes una campaña especial de intensificación de la vigilancia sobre el riesgo que supone el consumo de sustancias psicoactivas a la conducción, una iniciativa en la que ayer contaron con la colaboración de la Asociación de Personas con Lesión Medular y Grandes Discapacidades de Galicia (Aspaym).

Varios voluntarios de la entidad con lesión medular que fueron víctimas de accidentes de tráfico acompañaron a los agentes de tráfico en el control que se realizó por la mañana y en el que se llevaron a cabo, de manera aleatoria, 200 pruebas de alcoholemia –dieron todas negativas– y 5 de drogas, resultando 3 de estas positivas. “La verdad que nos llamó mucho la atención por las horas que eran. Pero tal y como nos comentaron desde la Guardia Civil, se hacen pocos controles de sustancias estupefacientes porque son más caros para la administración, pero cuantos más se realizan más casos se están detectando”, indica la coordinadora de la campaña de Aspaym, Isabel Díaz, quien destaca que se está intentando que el número de estas pruebas aumente.

Entre los objetivos propuestos por la DGT para este año en materia de alcohol y otras drogas está la de mantener en 5 millones las pruebas de detección de alcohol y efectuar, al menos, 100.000 test de detección de drogas.

El hecho de que sea una persona en silla de ruedas quien hable cara a cara con los conductores explicándoles su historia es algo que impacta y mucho. “Nosotros no somos actores como los que pueden salir en los anuncios de la DGT. Damos fe de que puede pasar, de que la lesión medular existe y que le puede pasar a cualquiera”, asegura Díaz.

Aunque los agentes de tráfico siempre son vistos como “los malos” de la película, desde la asociación gallega indican que siempre que se le pregunta a la Guardia Civil por este tema contestan lo mismo: “sí recaudamos dinero, pero también vidas”, por lo que la acción a pie de carretera siempre es el último eslabón de la cadena.

El sistema del carné por puntos y las elevadas sanciones económicas son medidas que han provocado un ligero descenso de los accidentes provocados por alcohol, tal y como señala Isabel Díaz, aunque todavía son muchos los que se suben al coche sin pensar en las consecuencias, sobre todo en las edades más tempranas. Según una encuesta de la Fundación Mapfre de 2016, a pesar de considerar las drogas como un factor de riesgo, dos de cada tres conductores jóvenes reconocen haber viajado con un conductor bebido, y uno de cada tres con uno que había consumido porros.

Cifras

Tal y como indica la DGT, el alcohol multiplica el riesgo de accidente por encima del límite legal y por más de 100 cuando se sobrepasa el límite penal (1,2 gramos por litro de sangre). Por su parte, las drogas de comercio ilegal multiplican el riesgo entre 2 y 7 veces respecto de los conductores no consumidores.

“Nuestra labor quiere ser previa a esto. Queremos evitar el ‘yo controlo’. No prohibimos beber pero sí al volante”, explica la integrante de Aspaym. 

Por eso, a pesar de todas estas iniciativas de prevención y vigilancia, lo que mejor funciona es el sentido común, algo a lo que apelan siempre en la asociación en sus campañas que también trasladan a los centros educativos; “la educación tiene que venir desde pequeñitos para poder crear una sociedad con conciencia”.

Con todo, de las 1.200 muertes en carretera del pasado año, las causas más comunes fueron por conducción distraída o desatenta (32%), la velocidad inadecuada (26%) y el cansancio (12%).