Está usted en: Noticias -> Actualidad

El tratamiento, con el que se han defraudado más de un millón de euros, consistía en masajes y productos homeopáticos

Almudena Ramón, detenida por estafar a pacientes con daño medular

La investigadora Almudena Ramón, científica reconocida por sus trabajos para devolver la movilidad a ratas parapléjicas, es una de las dos personas detenidas en la Operación Summas de la Guardia Civil acusada de estafar más de un millón de euros a más de 200 personas, cuatro de ellas menores de edad, con falsos tratamientos para curar lesiones medulares. Su pareja sentimental es el otro detenido. Ambos han sido puestos en libertad con cargos.

Masajes y productos homeopáticos frente a lesiones medulares. Con esta falsa terapia, dos personas han estafado en Valencia y Elche más de un millón de euros a más de 200 personas, incluidos cuatro menores. La Guardia Civil ha detenido a los responsables por supuestos fraudes y delitos contra la salud pública tras un año y medio de investigación. Se trata de la investigadora y de su pareja sentimental, que no tiene relación con la medicina, y se investiga a otra mujer que sí es médico. Fuentes de la Guardia Civil han indicado a este diario que no descartan que se produzcan más denuncias en el resto de España. Las sospechas sobre los arrestados se iniciaron tras comprobar los comentarios de foros de internet, no por la existencia de denuncias.

La operación comenzó ante la alerta recibida por los anuncios de un supuesto centro médico que publicitaba una "novedosa terapia" para la recuperación funcional de lesionados medulares mediante el supuesto trasplante de ciertas células obtenidas de manera autóloga, es decir, del propio paciente. Esta se aplicaba en cuatro fases, comenzaba con el pago de 4.000 euros y seguía con abonos de más de 50.000 euros.

Los agentes pudieron constatar que los tratamientos consistían en masajes terapéuticos y administración de productos homeopáticos, a excepción de varios botes con sustancias liquidas que se han incautado y están analizando para determinar su composición

Con informes de los servicios sanitarios valencianos, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, hospitales de referencia nacionales, profesionales de la medicina del ámbito de las lesiones medulares así como asociaciones de lesionados, se determinó que las perspectivas de curación ofertadas y difundidas por los investigados, así como sus publicaciones en medios de comunicación, carecían de evidencias evaluadas y control por las autoridades sanitarias españolas.

Chantaje las víctimas

La página web de la clínica era el medio de difusión y de contacto con la supuesta clínica, que aportaba solo información genérica de las fases de la supuesta terapia. Con la promesa de una recuperación, se influía sobre las víctimas, especialmente vulnerables debido en muchos casos a la situación de irreversibilidad de su lesión. Con la frase “ahora o nunca”, los detenidos "chantajeaban a los pacientes" y les advertían de que, si no contrataban sus servicios, y dado que ellos eran los únicos que ofertaban ese tratamiento, nunca volverían a atenderlos.

Durante el transcurso de la investigación se han aportado varios testimonios de víctimas que coinciden en haberse sentido engañadas por los detenidos. Los agentes investigan más posibles casos de fraude en Elche (Alicante), donde se publicitó la falsa terapia en la clínica que ambos tenían en un principio, razón por la que las diligencias han pasado a disposición del Juzgado número 2 de Elche. Posteriormente abrieron el centro de Valencia.

La doctora Ramón Cueto, considerada como una de las investigadoras más prestigiosas del ámbito internacional en el campo de la regeneración de lesiones medulares, ha sido directora científica y médica del Centro de Innovación Médica en Regeneración Medular (CIMERM) y directora de la Unidad de Regeneración Neural del Instituto de Biomedicina de Valencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), entre otros destinos.

En 2000 se dio a conocer sus trabajos por devolver la movilidad a ratas parapléjicas. Dos años después, dirigió un estudio sobre el implante de células gliales cobertoras del sistema olfativo en la médula espinales de ratas adultas paralíticas, que demostró promover la reparación de las células neuronales y restaurar sus funciones.

En enero de 2007, denunció que al Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) por un supuesto delito contra la propiedad intelectual, trato degradante, coacciones, apropiación indebida y falsedad cuando había empezado la investigación con primates.

Ocho años después, anunció que había comenzado a aplicar su terapia regenerativa medular en pacientes españoles, fruto de 25 años de investigación y tras comprobar el resultado logrado en un bombero polaco que sufrió una lesión en su médula espinal y que aseguró que había recuperado la sensibilidad en ambas piernas y logrado volver a caminar.