Está usted en: Noticias -> Actualidad

Cada vez más, las nuevas tecnologías se ponen al servicio de este colectivo, dotándolo de una mayor autonomía y libertad

Apps que difuminan las barreras de la discapacidad

Apps que ven por ti, reconocedores de dinero u objetos, o rutas senderistas adaptadas a una silla de ruedas son tan solo algunos de los numerosos ejemplos de lo último en cuanto tecnología. ¿Su objetivo? Crear un mundo más accesible y favorecer la inclusión reduciendo las barreras del colectivo de discapacitados.

Desde ONCE Aragón llevan años formando a sus más de 2.200 afiliados en la denominada Aula de Tiflotecnología de la mano de las instructoras Nieves Santorum o Isabel Gómez. “Somos las encargadas de formar en tecnología específica y estándar que existe en el mercado y que puede ser susceptible de ser utilizada por una persona con discapacidad visual”, explica Santorum.

Para ello, lo primero que se hace es diferenciar a la persona con discapacidad según su código de acceso, es decir, si utiliza código tinta –que es el de papel y letra- o braille. “En ONCE no solo hay ciegos totales, existen diferentes graduaciones. Nosotros llegamos a aquellos casos a los que no llega la oftalmología”, resume Santorum.

Además, aseguran que lo más básico está incluido en cualquier aparato móvil o tablet, como por ejemplo, la síntesis de voz: “Hoy en día todos los dispositivos la llevan incorporada, y se trata de un código que cada vez usamos más los videntes en nuestro día a día. La diferencia es que nosotros lo hacemos por ahorrar tiempo y una persona ciega lo hace por necesidad”.

“Lo más importante es que los usuarios consiguen adquirir cierta autonomía e independencia, algo indispensable para ellos”, añade Gómez. Y en la actualidad, además de aplicaciones accesibles genéricas, existe una gran oferta de aplicaciones apps para este colectivo –gratuitas en muchos casos- como las desarrolladas por la propia ONCE. “Tenemos desde la app ‘Dados’, que permite a una persona invidente o con visión reducida participar en cualquier juego de mesa; a una de las novedades, ‘Lazarillo’; un GPS que incluye paradas de transporte público, bancos, tiendas, restaurantes… es como el google maps de los invidentes” explica Gómez.

Sin duda, una de sus más preciadas apps es la ‘Biblioteca Digital de ONCE’, en la que cuentan con más de 40.000 obras literarias en archivo sonoro y a disposición de todos sus afiliados. También existen otras para agrandar el tamaño de la letra e iconos del teléfono –‘Bigfont, Big Launcher’- reconocedores de billetes -‘Tap tap see’- o de objetos –‘Textgrabber’ –; y otras de sus novedades, ‘Audesck Mobile’, una aplicación que les permite seguir una película o serie vía bluethooth a partir de su teléfono móvil. “Tiene más de 400 películas, un centenar de series, cortometrajes, documentales…”, añaden.

Desde ONCE aseguran que gracias a la venta de cupones, todos sus afiliados pueden acceder a dispositivos y formaciones que de otra forma tendrían que costearse por su cuenta. “También se financia el trabajo del Centro de Investigación, Desarrollo y Aplicación Tiflotécnica (CIDAT) de donde salen muchas de estas aplicaciones”, destacan las instructoras.

En el año 2014, la empresa aragonesa Tap -dedicada a desarrollar aplicaciones para personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA)-, lanzaban ‘Termotic’, dirigida a niños diagnosticados para que sean capaces de expresar cómo se sienten ayudándose de varios pictogramas que representan cuatro emociones básicas: tristeza, felicidad, aburrimiento y enfado. Este mismo año, con motivo de su primer aniversario, la ONG zaragozana ‘Seniors en red’ lanzaba su propia app para poder comunicarse con su red de voluntarios y realizar un seguimiento de las personas mayores a las que realizan asistencia.

También en 2014 dos aragoneses presentaban ‘Cerqana’, que convierte cualquier teléfono de una persona dependiente en una herramienta sencilla con localización en tiempo real, avisos automáticos y mensajes con voz y pictogramas o imágenes para que las personas siempre estén localizadas. En esta misma línea hace unos meses el Centro de Incubación Empresarial de Zaragoza presentaba una herramienta pionera que pone la inteligencia artificial al servicio de las personas mayores: ‘Social&Care’, que permite al personal cuidador monitorizar desde su dispositivo los avisos y tareas de la persona dependiente.

Senderismo en silla de ruedas

Desde Disminuidos Físicos de Aragón -Fundación DFA-, entidad por la que tan solo en 2016 pasaron más de 15.000 usuarios, preparan para 2018 el lanzamiento de la primera aplicación móvil para la búsqueda de empleo orientada a personas con discapacidad en colaboración con Obra Social Ibercaja. Sin embargo, existen multitud de apps que hacen la vida de los usuarios de silla de ruedas mucho más fácil.

“Cada vez existe más variedad lo que nos da, sobre todo, más libertad de movimiento, como por ejemplo ‘Markers 4 all’, que te indica dónde se encuentran los comercios accesibles de la ciudad u otra que se llama ‘Wikiloc’, que reúne rutas para practicar senderismo accesible”, explica Bascuñán. En su opinión, cabe destacar algunos dispositivos que incluyen en su sistema operativo este tipo de funciones como añadidos, como por ejemplo la última actualización de ‘Apple Watch’. “Apple incluye un algoritmo que para medir la distancia recorrida en silla de ruedas y calcular así el ejercicio realizado, o ‘Google Translator’, que permite comunicarse a personas con parálisis cerebral”, concluye el letrado.

En esta misma línea nos encontramos con otro tipo de aplicaciones como ‘DisplaceTool’, pensada para consultar la disponibilidad de aparcamientos reservados para personas con discapacidad en la vía pública o el exoesqueleto desarrollado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que permite andar y realizar otro tipo de movimientos a aquellos niños afectados por Atrofia Muscular Espinal, una enfermedad genética neuromuscular degenerativa que afecta a uno de cada 10.000 bebés.