Está usted en: Noticias -> Actualidad

El objetivo es concienciar, informar y facilitar la denuncia

Una app para las víctimas de violencia de género con discapacidad

Un minuto de silencio por el último caso de violencia de género cuya víctima fue una mujer con discapacidad. Violencia machista y diversidad funcional o cognitiva, una lacra dentro de otra lacra, la de los asesinatos de género que, con el caso de este lunes en Ciudad Real, suman 10 homicidios en 44 días de 2017.

Para evitar que en esa lista también aparezcan mujeres con discapacidad, la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad ha presentado PorMI, una aplicación móvil contra la violencia machista para las víctimas que tienen algún tipo de discapacidad. PorMi es una herramienta cuyo principal propósito es el de denunciar la violencia machista en cualquiera de sus manifestaciones. Está promovida por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI).

La novedad: su accesibilidad. Incorpora un sistema de lectura fácil y una colección de vídeos explicativos destinados a todos los ciudadanos con menor capacidad auditiva o visual y que por tanto, precisan del lenguaje de signos o de algún apoyo sonoro.

"Concienciar, informar y facilitar los canales de denuncia", así ha descrito esta nueva aplicación móvil la coordinadora de la fundación CERMI mujeres, Isabel Caballero. Una herramienta necesaria "porque en todos los tipos de violencia, aquellas que tienen algún tipo de discapacidad, siempre tienen un mayor riesgo de sufrirla".

PorMI es una aplicación completamente gratuita y está oculta en los dispositivos, con el objetivo de que la mujer no tenga que necesariamente explicar a su entorno el motivo de la instalación. La herramienta ofrece acceso directo al 016 (denuncia contra la violencia de género) y al 112 (emergencias) y un botón de salida, permanentemente visible, para abandonar la aplicación rápidamente en el caso de que fuese necesario.

Asimismo, ofrece información de distintas características con pantallas de apoyo y respuestas a preguntas como "qué me pasa o qué puedo hacer", cuyo contenido siempre lo van a poder consumir también mujeres con discapacidad. En los accesos explicativos, el usuario obtiene información que puede resultar útil a la hora de prevenir un maltrato.

Consejos simples ante preguntas complicadas: "cómo se puede detectar, cuáles son las señales del maltrato, cómo puedo denunciar y para qué sirve o dónde puedo informarme", son algunos de los ejemplos. Dos semanas después de que el Ministerio de Interior presentase el sistema de aviso vía SMS para las víctimas de violencia de género, el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés Sanagustín, ha recordado la importancia del apoyo del entorno familiar hacia la propia mujer y ha añadido que "tenemos que sensibilizar, entender y dar a conocer".

"Aquí no hay partidos políticos, debemos seguir trabajando, y uno de los medios es este nuevo plan estratégico en el marco de la erradicación de la violencia de género", ha afirmado Garcés. No obstante, ha recordado que "es fundamental terminar con el sentimiento de culpa de muchas mujeres con discapacidad, que asumen como propio el maltrato".

La vicepresidenta ejecutiva de la Fundación CERMI Mujeres, Ana Peláez Narváez, se ha referido a esta herramienta como una referencia con la que "se va a poder conocer lo que nos está pasado, que no es otra cosa que un acto de violencia".Peláez asegura que "significa una vía para que todas estas personas puedan conocer todos los recursos legales y los servicios comunitarios que están a su alcance".

Por su parte, ha puesto en valor los testimonios que incluye PorMI, con la única finalidad de ayudar a todos los que lo necesiten. La Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad ha contado con el apoyo de la empresa de telecomunicaciones Vodafone para el desarrollo de esta herramienta.

Su director general en España, Santiago Moreno, ha señalado que "se trata de una aplicación de atención, para que las victimas sientan cercana la protección que les da la sociedad". No obstante, ha recordado que es "de uso general, para todas aquellas que están en riesgo. Aún así, las mujeres con discapacidad tienen un doble riesgo".